Sobre Ruedas 95 - 2017 - page 27

sobreruedas
educación para la salud 27
Reflexiones de una cuidadora experta
“Procurar pensar en el día a día. Ni ayer ni
mañana, hoy, ahora.”
“Cuando tienes un problema, ya sale la solución.”
“Cuando uno hace lo que cree que ha de hacer,
bien hecho está.”
“Es importante diferenciar entre lo que tengo que hacer
y lo que quiero hacer.”
“No preocuparse mucho antes, porque acabas cansado.”
“No hay que vivir la vida del paciente, sino
la tuya propia.”
“La mochila del dolor: Yo, la mochila,
detrás o al lado. A veces digo: ahora no,
ahora me duele mucho.”
“Cuando miras hacia atrás ves todo lo que has avanzado.
Vas aprendiendo en todo.”
“Hay cosas que no las puedo cambiar, así que vamos a
cambiar de hábitos.”
Tener un familiar con una dependencia supone un es-
fuerzo continuado que variará según las características
y gravedad de las secuelas. Las reacciones emocionales y
la tensión física son por sí mismas agotadoras. Las visitas
frecuentes al hospital o la pérdida de sueño hacen que se
experimente cansancio y fatiga. Por otro lado, se suelen
dejar de lado hábitos anteriores, y el/la cuidador/a puede
llegar a sentir que no dispone de tiempo para sí mismo.
Veamos algunas
ideas
equivocadas sobre “qué es cui-
dar bien”:
• Debo ayudarle en todo.
• Solo yo sé cómo hay que cuidarle.
• Solo quiere que le cuide yo.
• Si no estoy yo, no come.
• No puedo llevarle la contraria.
• Mi familia debería saber que necesito ayuda.
• Ellos (familia, amigos…) son los que deberían
ofrecerse a echarme una mano.
Todos estos pensamientos no benefician ni a la persona
afectada ni al familiar cuidador. Al pensar que“hay que ayu-
dar en todo”, nos estamos imponiendo a nosotros mismos
una regla que resulta muy difícil cumplir. Atender todas las
necesidades, y además atenderlas bien, es una tarea difícil,
por no decir imposible. Este pensamiento suele generar
sentimientos de culpabilidad, por no “estar dando todo lo
que debería”, y nos crea malestar.
Veamos algunas sugerencias para intentar cambiar esta si-
tuación sin tener que dedicar demasiado tiempo.
Autorrefuerzo
Entre las prioridades del día, procure dedicar un tiempo a
cuidarse ymimarse. Dígase a ustedmismo/a lobienque ha
hecho algo, dese un premio o recompensa ante determina-
das situaciones que le requieran un esfuerzo considerable
(escuchar música, pasear por un sitio agradable, ir a la pe-
luquería…).
Pedir ayuda a profesionales de la salud
Aprender a escuchar y atender sus propias necesidades le
ayudará a poder identificar las señales de alarma que le en-
vía su cuerpo y su mente (fatiga, tristeza, llanto prolonga-
do, alteraciones del sueño, alteraciones de peso…), y bus-
car ayuda a tiempo. Acuda a un profesional y explíquele
cómo se siente, qué le pasa. En ocasiones los médicos
pueden recetarle medicación para que se sienta mejor,
que en muchas ocasiones suele ser temporal. ¿Acaso no
vamos al dentista cuando nos duele una muela?, y tam-
poco nos gusta.
1...,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26 28,29,30,31,32,33,34,35,36,37,...48
Powered by FlippingBook