Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 38

38
/ Institut Guttmann
vulneren así sus derechos por que-
dar desprotegidos. No poder tomar
una decisión no significa no poder
tomar ninguna, ya que se puede no
ser competente en un aspecto y serlo
en otros muchos. La competencia
cabe analizarla mediante un método
de reconocimiento de competencias
y posibilitar técnicas de empodera-
miento que muestren sus preferencias
y elecciones, crear contextos que las
faciliten y, cuando no existe una his-
toria de vida, hacerlo a través de un
representante o de grupos de apoyo o
de personas significativas cercanas.
Representantes de diferentes entidades
gestoras de servicios analizaron el
modelo de Atención Centrada en la
Persona “ACP” y su implantación en
su sector de actividad.
Todos coinci-
dieron en que la ACP es un camino
largo, empinado y complejo que lleva
a promocionar la autonomía personal
y proteger derechos, pero no es un
fin en sí mismo.
Josep Pascual, médico y director
técnico de SAR-Quavitae,
explicó
cómo desde su organización, que
atiende fundamentalmente a perso-
nas mayores con gran dependencia y
problemas de salud, se implementa
el modelo de la ACP, incorporando
instrumentos como la historia de vida
y el cuestionario de preferencias que
permitan conocer mejor los deseos y
la voluntad de las personas. También
recurren a la potenciación de las ca-
pacidades preservadas, al diseño de
actividades con significado (centradas
en las preferencias y la potenciación
de capacidades), a la incorporación
de las familias o de sus próximos a
todos los procesos que tienen que
ver con las personas, así como a la
figura del profesional de referencia.
Para
Pilar Rodríguez, trabajadora
social y directora de la Unidad Socio­
sanitaria de la Associació Benestar i
Desenvolupament,
la implantación de la
ACP en los servicios de atención social
domiciliaria (SAD) plantea dificultades,
especialmente los SAD de carácter
público gestionados por entidades
sociales, debido a la fragmentación
entre la valoración, la confección del
plan individualizado de atención (PIA)
y la provisión del servicio. Conciliar
la expresión de voluntades y preferen-
cias de las personas y unos recursos
escasos se hace muy difícil. Ello hace
que el SAD, de provisión pública, con-
tinúe, en parte, anclado en el modelo
proteccionista-asistencialista.
Para
Hilari Andrés, enfermero es­
pecialista en salud mental del Parc
Sanitari Sant Joan de Déu,
el principal
obstáculo para el empoderamiento de
las personas con enfermedad mental
grave es el estigma social. Defendió el
empoderamiento basado en el modelo
de la recuperación y el activismo,
por lo que estimó que los derechos
en salud mental no solamente han de
ser conseguidos, sino conquistados.
Se trata de recuperar la propia vida
y tener voz social.
Pere Rueda, psicólogo especialista en
discapacidad intelectual, de laAsocia­
ción AMPANS de Manresa,
hizo un
repaso de la historia de la planifica-
ción asistencial desde los años setenta
hasta llegar a la actual planificación
centrada en la persona (PCP o ACP).
La gestión de la ACP no tiene sentido
si no existen facilitadores o gestores
de casos comprometidos y que ten-
gan legitimado el poder de “obrar”
por parte de sus organizaciones. La
ACP ha de construirse a partir de
las necesidades y preferencias de las
personas. Se deben establecer siner-
gias con otros agentes comunitarios
y centrarse, cuando es posible, en
los entornos socioafectivos. La im-
plantación de la ACP es un proceso
para el que se requieren cambios en
las organizaciones de servicios, y se
requiere flexibilidad, apertura, con
profesionales con ganas de aprender
y que acojan de buen grado el cambio
y la innovación.
Laia Ribas, trabajadora y educadora
social, directora de servicios y pro­
yectos de la Asociación ASPID de
Lleida,
destacó que en el ámbito de
servicios para las personas con una
gran discapacidad física/orgánica
es importante la transmisión de una
información precisa y comprensible
que facilite la toma de decisiones,
el acompañamiento de las personas,
especialmente en los procesos de
inserción laboral, disponer de una
amplia cartera de servicios que facilite
su ajuste a las necesidades existen-
tes, y la asamblea como método de
deliberación y toma de decisiones
colectivas.
Para el
Síndic de Greuges de Catalun­
ya, el Sr. Rafael Ribó,
empoderar no
trata tanto de otorgar derechos como
de poner las condiciones para poder
ejercerlos. Ribó expuso un análisis de
las dificultades de empoderamiento en
relación con los derechos, causadas
más por la ausencia de políticas que
iluminen las necesidades sociales y,
por tanto, que establezcan las prio-
ridades, que por los propios recortes
presupuestarios. Concluyó planteando
que falta la necesaria convicción de
que el empoderamiento nos lleva a
una sociedad más libre y más justa.
Actividades
“Todos coincidieron en
que la ACP es un camino
largo, empinado y complejo
que lleva a promocionar
la autonomía personal y
proteger derechos, pero no
es un fin en sí mismo.”
1...,28,29,30,31,32,33,34,35,36,37 39,40,41,42,43,44,45,46,47,48,...52
Powered by FlippingBook