Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 29

Sobre Ruedas /
29
Experiencias
Reconstruyendo
mi cerebro dañado
Judith Valls
Psicóloga sanitaria
Mi entorno en el hospital general y en
el hospital especializado fue siempre
muy rico en estímulos. Un entorno
formado por los profesionales de las
actividades neurorrehabilitadoras,
familia y amig@s. Todo@s con una
evidente actitud de apoyar mi proceso
de neurorrehabilitación.
Una vez ya en mi ciudad, pasado apro-
ximadamente un año desde el daño
cerebral, ya con la lesión cerebral más
reparada, empecé a ser consciente de
mí misma y de mi entorno. Recuperé
la habilidad de introspección (poder
reflexionar sobre mí misma) e inte-
raccionar con gente nueva (sociabili-
zarme). Ambos, factores cruciales, y
no siempre presentes, en las personas
con daño cerebral adquirido.
Este primer año, con la ayuda de los
profesionales, tomé consciencia de lo
ocurrido y sentí claramente que me
tenía que responsabilizar de mí misma,
y afronté mi proceso de “curación”
como un reto. El reto de “reconstruir
mi cerebro dañado”.
Una parte de esta fuerte motivación
nació de mi formación como psicó-
loga y de mi experiencia profesional.
Cuando tuve el accidente, trabaja-
ba como directora asistencial de un
centro de referencia comarcal, para
la atención a personas adultas con
discapacidad intelectual, y, parte de
ese trabajo, consistía en ayudarlas a
conseguir autonomía, a incrementar al
máximo sus habilidades adaptativas.
Todo ello con la finalidad de conseguir
desarrollar su autorrealización perso-
nal, al establecer los apoyos externos
necesarios, para conseguir una vida
independiente y, en consecuencia,
mejorar su calidad de vida.
Esta vez, mi objetivo no era dar apoyo
a otras personas para que pudieran
desarrollar habilidades que les permi-
tieran adaptarse a su entorno y llegar
a ser autónomas para obtener una
mayor satisfacción de vida. Esta vez:
mi objetivo era yo misma. Desarrollar
todas las habilidades posibles para
El daño cerebral adquirido grave fue una de las consecuencias de un aparatoso accidente de circulación que viví el 3 de febrero
del año 2011, cuando tenía 36 años. Estuve cinco semanas en “coma inducido” en el hospital general, catorce semanas en
Institut Guttmann y durante tres años hice rehabilitación especializada (neuropsicología, neurofisiología), y sesiones de
psicología clínica, en mi ciudad.
“Sentí claramente que me tenía que responsabilizar de mí
misma, y afronté mi proceso de ‘curación’ como un reto. El reto
de reconstruir mi cerebro dañado”’.
1...,19,20,21,22,23,24,25,26,27,28 30,31,32,33,34,35,36,37,38,39,...52
Powered by FlippingBook