Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 18

18
/ Institut Guttmann
Podemos conseguirlo mediante una
implicación activa en la planificación,
mediante la
provisión de soportes
,
incluidos los soportes tecnológi-
cos que mejoran la capacitación, y
mediante la
planificación centrada
en la persona
. El objetivo no es
fomentar el control, sino capacitar
a las personas para que actúen de
una manera volitiva y para que se
conviertan en agentes causales de sus
vidas: para que
hagan que sucedan
cosas en sus vidas.
La respuesta y atención a las perso-
nas se debe modelar sobre la base
de una atención que tenga como
eje principal a la propia persona,
el respeto a sus opiniones y a sus
decisiones, que sea capaz de dar
respuesta a las diversas situaciones
o condiciones de salud o condiciones
sociales, que generan necesidades de
atención no cubiertas por la propia
persona o su entorno.
De hecho, la planificación de la
atención centrada en la persona, y,
por lo tanto, basada en derechos,
independencia y elección, supone
un cambio de enfoque radical, en el
que el proceso está construido sobre
las preferencias e ilusiones de un
individuo, en su visión subjetiva de
sí mismo y de su vida.
La importancia de los
entornos
Al igual que ocurre para las perso-
nas sin discapacidad intelectual, la
adaptación y el diseño de entornos
que eliminen las barreras físicas y
psicológicas es imprescindible para
proporcionar un funcionamiento más
amplio de las personas con discapa-
cidad intelectual, como es el caso de
los programas educativos o progra-
mas de rehabilitación diseñados para
potenciar sus capacidades.
Por lo tanto, debemos entender la dis-
capacidad intelectual como expresión
de la interacción entre la persona y su
entorno, y establecer un sistema para
describir el apoyo que la personanecesita,
y planificarlo individualmente, para que
la persona con discapacidad intelectual
alcance el máximo de independencia/
interdependencia social, de productividad
y de integración en la comunidad, dentro
de los sistemas sociales naturales.
Por entorno, entendemos los lugares y
ambientes en los que la persona vive,
trabaja, aprende y se socializa. Son
también espacios de relación con per-
sonas: familia, amigos, compañeros,
conocidos, etc.
Para que sean saludables, los entornos
deben tener tres características básicas:
1. Proporcionar oportunidades:
Cabe preguntarse si los entornos
en los que se mueve la persona con
1...,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17 19,20,21,22,23,24,25,26,27,28,...52
Powered by FlippingBook