Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 16

16
/ Institut Guttmann
Si damos un repaso a los últimos
años, veremos que las respuestas
sociales a las necesidades de este
colectivo han pasado por un modelo
tradicional, donde eran objeto de una
doble marginación: orgánica funcional
y social, de concepción caritativa,
sujetos de asistencia, de protección
y tutela, y de previsión sanitaria, al
considerarlos como no productivos
y dependientes. Más adelante, en la
década de los años sesenta del siglo
pasado, las personas con discapaci-
dad intelectual eran convertidas en
objeto de la acción rehabilitadora
y seguían sin tener un rol social.
Hasta llegar a nuestros días, en los
que, desde un modelo social, se les
considera como una persona con ca-
pacidades y discapacidades como
cualquier otra, personas a las que
hay que potenciar y promocionar
las primeras (las capacidades) para
garantizar su participación social,
aunque ello implique la utilización de
unas ayudas en determinadas esferas.
Este modelo se basa en un sistema de
apoyos abierto, en el que se da especial
importancia a la independencia de la
persona y al derecho a ser diferente.
Ahora bien, a pesar de los avances
significativos en los diferentes campos,
la mejora de su atención sigue siendo
Vida independiente
en personas con
trastornos cognitivos
Ramon Novell
Psiquiatra. Servicio de Discapacidad Intelectual
Instituto de Asistencia Sanitaria. Girona
En la historia de la asistencia a las personas con discapacidad intelectual (DI) podemos ver cómo estas se han ido
encontrando en situaciones de desventaja, sobre todo debido a los obstáculos físicos y sociales existentes, y que
han limitado su participación en la vida social. Estos obstáculos son el fruto de actitudes individuales y sociales que
cada uno profesa en una u otra medida. El conocimiento de estas personas, reconocer su diferencia, puede facilitar el
entendimiento, el respeto y la tolerancia.
Dossier de actualidad
1...,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,...52
Powered by FlippingBook