Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 16

16
/ Institut Guttmann
mano para personas con amputacio-
nes en el antebrazo, y de una ortesis
robótica para personas con debili-
dad o manos no funcionales debido
a una lesión neurológica. El proyecto
también acabó con unas pruebas de
usabilidad de un prototipo final que
tampoco tuvo continuidad debido a
lo inmaduro de la tecnología usada.
Esperamos que tenga continuidad en
futuros proyectos para continuar la
evolución de este prototipo.
Finalmente, el InstitutGuttmann también
participóenunproyectoeuropeo llamado
(
)
. Este proyecto reunió
a entidades europeas de diferentes áreas,
es decir, universidades, empresas, centros
tecnológicos y hospitales, todos ellos
expertos en el mundo de los BCI, con
el objetivo de trazar una hoja de ruta
del futuro de los BCI para los próximos
años. El resultado final fue el desarrollo
de un documento que recoge en detalle
qué se puede esperar de los BCI en los
próximos 15-20 años. El documento
está escrito en un lenguaje no técnico
y puede descargarse en la página web
del proyecto y en el siguiente link: e
.
En el proyecto se redefine el con-
cepto de BCI, y se complementa al
añadir que la información relevante
(“conversación del palco”) que se
extrae pueda ser usada en 5 escena-
rios distintos tanto clínicos como no
clínicos. En el documento se pueden
encontrar ejemplos con dibujos de cada
uno de los escenarios, así como las
recomendaciones o pasos necesarios
para conseguir que estas aplicaciones
sean una realidad. Concretamente en
cada uno de los escenarios, un BCI
se puede usar:
—Para el reemplazo de funciones
que
han sido perdidas debido a una lesión
o enfermedad (por ejemplo, los BCI
para la comunicación en personas con
trastornos de la consciencia o para el
control de una silla de ruedas).
— Para la restauración de funciones
perdidas
por una lesión o enfermedad
(por ejemplo, los BCI para la estimu-
lación de músculos en una persona con
una paraplejia, tetraplejia o hemiplejia,
o para la estimulación de nervios para
recuperar la función miccional).
—Para el entrenamiento de funciones
perdidas
(por ejemplo, los BCI usados
en rehabilitación del Ictus).
— Para la mejora de funciones cogni-
tivas
(por ejemplo, los BCI pueden ser
usados para la detección de niveles de
estrés o problemas de atención durante
tareas que requieren alta demanda).
— Para la investigación de funciones
cerebrales
(por ejemplo, el trabajo con
los BCI podría ayudar a identificar
cuándo y cómo se produce la toma
de decisiones).
De cada uno de los escenarios, en el
documento se puede encontrar qué
existe, hoy por hoy, disponible (como
los BCI que utilizan estímulos visuales
para escribir letras) y, por lo tanto, es
una realidad, en qué se está trabajando
(los BCI que son capaces de decodificar
movimientos y, por lo tanto, controlar
sistemas de múltiples grados de liber-
tad) y qué se prevé que pueda ser una
realidad en 20 años (los BCI que sean
capaces de decodificar el habla).
Otros de los temas estudiados en el
proyecto fueron los
aspectos éticos
que conlleva el uso de los BCI y el
A fondo
Esquema de trabajo y aplicación.
1...,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,...48
Powered by FlippingBook