Sobre Ruedas 92 - 2016 - page 15

Sobre Ruedas /
15
A fondo
decir, la interacción del sujeto se limita
a “sí o no”. Por ejemplo, el hecho de
imaginar que “muevo la mano o no”
puede estar correlacionado con “en-
cender o apagar” una máquina o, si
se controla una silla de ruedas, con el
“adelante o para”. En BCI invasivos
esto es más complicado y se puede lle-
gar a controlar sistemas con múltiples
grados de libertad (posibles respuestas),
como, por ejemplo, los motores que
controlan un brazo robótico.
El nombre de BCI para los interfaces
cerebro-ordenador fue acuñado por
primera vez por el ingeniero belga Dr.
Jacques J. Vidal, que durante los años
setenta trabajó en el desarrollo de sis-
temas de interacción hombre-máquina
dentro de un gran proyecto (University
of California Los Angeles) financiado
por el gobierno de los Estados Unidos.
Hasta la fecha, ha habidomuchos inves-
tigadores tanto enEstadosUnidos como
en Europa interesados en los BCI. Uno
de los más activos durantemuchos años
ha sido el médico brasileño afincado
en Estados Unidos (Duke University),
Dr. Miguel Nicolelis, quien, por muchos
años, ha demostrado la viabilidad de
usar múltiples electrodos invasivos
para controlar un brazo robótico en
primates. El Dr. Nicolelis, además, es
conocido porque, gracias a su trabajo,
el saque inicial del partido inaugural
en el pasado Mundial de Brasil de
2014 lo realizó, simbólicamente, una
persona con una paraplejia debida a
una lesión medular. La persona, que
llevaba un exoesqueleto robótico, fue
capaz de realizar el puntapié inicial
controlando el exoesqueleto mediante
un BCI no invasivo.
Pero si hablamos de BCI usados por
personas con discapacidades motoras,
probablemente, elmás espectacular es el
caso que salió en la prensa en el 2012,
acompañado de una publicación en la
prestigiosa revista
Nature
(
)
. En esta
publicación, investigadores de la Brown
University, liderados por el Profesor
John Donoghue, demostraron cómo una
mujer con una tetraplejia después de un
ictus demás de 15 años de evolución era
capaz de controlar un brazo robótico
y beber autónomamente mediante un
BCI invasivo que llevaba una matriz
de electrodos, llamada
Durante estos años, el Institut Guttmann
ha participado en diferentes proyectos
europeos con el objetivo de investigar
más en estas tecnologías y proporcionar
a nuestros pacientes la información
más actualizada de lo que se puede y
no se puede realizar con los BCI. Entre
ellos cabría destacar:
Fue un proyecto del séptimo programa
marco de la Comisión Europea (2010-
2012) que tenía por objetivo el diseño
y el desarrollo de un sistema basado en
BCI para personas con discapacidad
severa para el pleno control de un en-
torno domótico. El proyecto acabó en
un prototipo final que fue probado por
pacientes del Institut Guttmann con
relativo éxito. Desafortunadamente,
el prototipo no acabó convirtiéndose
en un producto, en parte debido a la
inmadurez de la tecnología y a una falta
clara de usabilidad que hacía inviable
su transferencia al mercado.
Otro proyecto europeo del séptimo
programa marco en el que partici-
pó el Institut Guttmann fue el
WAY
(2012-2015). Este proyecto tenía
como objetivo utilizar un sistema
BCI para el control de una prótesis de
Representación del sistema y captura de su funcionamiento.
1...,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14 16,17,18,19,20,21,22,23,24,25,...48
Powered by FlippingBook