Sobre Ruedas 89 - 2015 - page 12

12
/ Institut Guttmann
para poder jugar. En el momento
en que mi médico me da permiso
para poder jugar, ni os imagináis
lo contento que me pongo, parezco
un niño pequeño deseando abrir los
regalos de Reyes.
Si me preguntan cuál es el momento
que recuerdo con más cariño y qué
persona me ha marcado más profun-
damente, tengo muy claro cuáles son:
el básquet me encanta y es Salva quien
me deja una huella muy profunda.
Me dan el alta y me dicen que el
equipo de básquet de Guttmann, el
Barça, me quiere hacer una prueba
para ficharme, ¿a mí? Si ese equipo
está en lo más alto…
Voy a Can Dragó, y puede sonar muy
cursi pero al entrar veo en recepción a
una chica que me deja pasmado. Tanto
que hasta el amigo con el que voy, me
dice que se me ha notado un montón.
Pero volvió a mi cabeza lo de siempre:
“¿quién va a querer estar conmigo?”.
La prueba se me da muy bien y aunque
quieren contar conmigo, por cosas que
no vienen a cuento acabo en las filas
del segundo mejor equipo de Cataluña,
que en aquellos tiempos es el Juventud
de Badalona. El baloncesto se me da
bastante bien y me llena muchísimo.
Pero aún tengo tiempo de practicar
otro deporte de forma
amateur
, el at-
letismo (lanzamiento de jabalina, disco
y peso). Quedo campeón de Cataluña
y España en mi primer año, y lo sigo
siendo durante tres años más, hasta
que me recomiendan que lo deje. No
imagináis quién…
¿Recordáis aquella chica que me dejó
como tonto al verla? Pues aunque
salí con alguna chica, nunca estaba
a gusto, y al final eran ellas las que
ponían alguna excusa, que siempre
de trasfondo era por la silla, y no
cuajaba nada. Un día, como tenía su
teléfono, se me ocurrió que si no podía
tener parejas por qué no una buena
amiga. Durante los días que estuve
yendo con el Barça la pude conocer
y me parecía muy buena persona. Y
eso es lo que quería…
Salimos a tomar un café solo como
amigos, os lo aseguro. Pero al final
encajamos y, sin dejar de ser amigos,
empezamos a ser mucho más. Ahora
viene por qué dejé de hacer atletismo.
Nos invitaron a una boda a la que
también iba gran parte del Barça
de básquet en silla. En esa boda el
entrenador me propuso ficharme y no
me lo pensé. Me dijo, eso sí, que tenía
que dejar el atletismo, y tampoco me
lo pensé. ¡Volvía a casa! ¡Al Barça
y, sobre todo, a Guttmann!
También dije: “¿Antes decía que me
sentía como un inútil? ¿Que jamás
Historias de una nueva vida
He hecho deporte de alto nivel, he viajado por toda España
durante seis años y lo mejor, estoy casado con la que es la mejor
persona del mundo y que no ha dejado de ser mi amiga
1...,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11 13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,...48
Powered by FlippingBook