Sobre Ruedas 88 - 2015 - page 7

Neurorrehabilitación
tativa subyacentes al dolor, nos está
ofreciendo actualmente nuevas opor-
tunidades terapéuticas para prevenir
el desarrollo de la hipersensibilidad
y el dolor neuropático.
En primer lugar, y en línea con la an-
terior conferencia, recalcó la compleja
respuesta y cambios del sistema nervioso
somatosensorial, tras la lesión o enfer-
medad, en un intento de restablecer la
transmisión sináptica y la dificultad
actual en conocer los mecanismos/
causas últimas del dolor. Como ya nos
había señalado el Dr. Navarro, estas
modificaciones implican modificacio-
nes funcionales complejas no solo en
el lugar de la lesión, sino también a
todos los niveles del sistema nervioso,
siendo el dolor neuropático un epife-
nómeno resultante de estos cambios.
Esto señala la importancia de poder
hallar una manera de prevenir estos
cambios, a largo plazo, que resultan
en una lesión persistente en el tiempo.
Nos habló del extenso trabajo realizado
en modelos animales para comprender
los mecanismos sutiles subyacentes
a estos síntomas, pero también de la
dificultad de extrapolar estos resultados
para explicar completamente el com-
plejo fenómeno del dolor neuropático
en los seres humanos. Puso el énfasis
en que la experiencia del dolor es un
fenómeno cortical, y mediante el uso
de procedimientos mínimamente inva-
sivos, actualmente, podemos obtener
datos significativos sobre los cambios
generados en las redes corticales en
los seres humanos que sufren dolor.
Pero los fenómenos moleculares siguen
siendo inaccesibles a la investigación
directa en seres humanos y para poder
explicar el fenómeno en su totalidad, no
existe un nivel particular de explicación
de mayor importancia que otro. Solo
el acceso al conocimiento, simultá-
neamente, de los mecanismos micro
y macro, es decir, de las moléculas a
las redes corticales, nos permitirá la
comprensión de los fenómenos de este
aprendizaje aberrante que da lugar al
dolor neuropático.
El segundo reto que nos plantea esta
condición es si los síntomas de dolor
que nos manifiestan los pacientes
reflejan y distinguen los posibles meca-
nismos que los generan. Los pacientes
que tienen dolor neuropático pueden
experimentar diversos tipos de dolor,
algunos espontáneos y otros provocados
y presentan anormalidades sensoriales
tras el examen clínico. El dolor espon-
táneo se manifiesta típicamente como
un dolor ardiente u opresivo, o bien
mediante sensaciones de corrientes
eléctricas de carácter paroxístico.
El dolor provocado incluye el dolor
generado por diversos estímulos que
no son dolorosos per se, como, por
ejemplo, el roce de la ropa, o incluso
un cepillado suave (llamado alodinia
mecánica dinámica). Existen recientes
estudios clínicos y neurofisiológicos
que sugieren que estos tipos de do-
lor son generados por mecanismos
fisiopatológicos distintos. Por ejem-
plo, el dolor ardiente refleja princi-
palmente hiperactividad espontánea
en vías nociceptivas, procedentes de
nociceptores ‘irritables’, regenerando
brotes nerviosos o neuronas centrales
denervadas. Las sensaciones paro-
xísticas pueden estar causadas por
varios mecanismos; por ejemplo, las
sensaciones de tipo ráfaga eléctrica
probablemente se deben a descargas
ectópicas a alta frecuencia, genera-
das en fibras Aß desmielinizadas, no
nociceptivas. Hasta ahora pensába-
mos en el dolor neuropático como un
conjunto de síntomas que respondían
a una única causa. Actualmente está
tomandomás fuerza un enfoque basado
en estos mecanismos emergentes para
Sobre Ruedas /
7
1,2,3,4,5,6 8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,...48
Powered by FlippingBook