Sobre Ruedas 88 - 2015 - page 20

20
/ Institut Guttmann
Experiencias
Suena la alarma una vez más. Y ellos,
más que ir, salen disparados.
Como tantas veces, el escenario es
dantesco: un coche aplastado y col-
gando en el vacío, después de haber
caído muchos metros por un barranco.
Y tienen que sujetar el vehículo con
cuerdas para que no caiga aún más.
Un muerto y varios heridos, alguno
grave.
Y pasan 15 años, pero un día suena el
timbre: aquellachicamalheridapregunta
por los bomberos que la rescataron y
les pide permiso para visitarlos.
Detiene su silla de ruedas al lado de
los grandes camiones rojos.
Y el reencuentro se hace especial, casi
mágico. Y deciden celebrarlo juntos
escalando una vía ferrata.
Entonces entiendes que el mundo es
de los locos, de los que aman la vida
como nadie. Y los bomberos, contentos
como niños pequeños, se apuntan.
Todos: los que participaron en aquel
rescate y también algunos que no. Y
muchos se tienen que quedar abajo,
porque a veces la montaña no es lo
bastante grande como para meter a
tantos amigos.
Y escalan juntos, con la silla de ruedas
a lo lejos y los camiones en el garaje.
Uno de ellos, aún colgado en el vacío,
te explica que su mundo es salir y
encontrarse el infierno: accidentes,
muertos... Por eso esta ascensión
les es tan y tan especial, porque con
demasiada frecuencia las historias
más bonitas se quedan a medias.
Y después de muchos metros, llegan a
la cima y se abrazan y se emocionan,
porque a veces los más locos también
son los más prudentes.
Gente que no te conoce, que no sabe
si eres el imbécil más perfecto o si
serás capaz de hacer sonreír a todos
los niños del mundo en un instante,
Reencuentro
Bàrbara Vidal
Analista informática
Institut Guttmann
Momentos que la vida nos regala entre la roca y el cielo.
1...,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19 21,22,23,24,25,26,27,28,29,30,...48
Powered by FlippingBook