SR87_2014_online_links_2 - page 9

que participaran mejor en su proceso
rehabilitador, sino en funciones como
el lenguaje, la memoria o la marcha.
Así que empezaron a contratar, de
manera formal, a músicos en los hos-
pitales. Poco a poco se hizo evidente
que, aunque los resultados eran apa-
rentemente buenos, la disciplina tenía
que regularizarse de alguna manera,
que era imprescindible conocer por
qué se producían cambios y, sobre
todo, que los músicos necesitaban
formación en otras disciplinas como
psicología o medicina. Con esa idea,
en el año 1944 se estableció el primer
programa oficial de musicoterapia en
la Michigan State University. Con los
años, las cosas han cambiado drásti-
camente, sobre todo gracias al avance
de las neurociencias y del desarrollo
de las técnicas de neuroimagen, que
nos han permitido comprobar que
la música tiene, efectivamente, un
impacto global en nuestro cerebro y
que afecta, de una manera inmediata
y precisa, las áreas encargadas del
lenguaje, la memoria, la atención
y el sistema motor. Ahora sabemos
que la música estimula patrones de
activación cerebral, favoreciendo así
la plasticidad neuronal.
En resumen, podemos definir la mu-
sicoterapia como el uso clínico de la
música, por parte de un profesional
cualificado, para trabajar unos obje-
tivos clínicos previamente definidos.
El hecho de que la
musicoterapia esté incluida
como tratamiento dentro
de las organizaciones más
prestigiosas es un gran
avance para nuestra profesión
y para su reconocimiento
dentro del mundo de la
neurorrehabilitación.
Sobre Ruedas /
9
1,2,3,4,5,6,7,8 10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,...40
Powered by FlippingBook