SR87_2014_online_links_2 - page 38

38
/ Institut Guttmann
punto de partida de la ruta en bici.
Llegados al punto en cuestión, des-
cargábamos, nos poníamos a punto
y seguíamos a nuestro guía, que nos
precedía observándonos encaramado
en el techo de la furgoneta. El camión
se colocaba al final, controlando que
todos siguiéramos por el camino.
Fue inevitable hacer alguna parada a
media mañana parar tomar un té turco
y hacer un poco de vida social. Fue
divertido ver a los campesinos turcos
rodeando nuestras bicis con cara de
asombro, y comentando el evento y las
raras bicis adaptadas, seguramente
no habían visto nada igual.
Llegado el mediodía, tocaba almuerzo
en algún restaurante de la zona, con
una selección de platos turcos; mucha
verdura, poca carne y algún plato pi-
cante, o muy picante. Auténtica cocina
mediterránea. Con la barriga llena
cuesta pedalear, así que nuestro guía
nos proponía volver al hotel para pasar
la tarde. El tercer día conseguimos
que cambiara de opinión y seguimos
pedaleando hasta media tarde.
Finalmente, después de cuatro días,
teníamos que irnos, pero hubo una
cierta resistencia... El mal tiempo en
Estambul retrasó nuestro vuelo unas
cuantas horas, y al llegar finalmente
a destino, tardaron literalmente
horas en entregarnos el equipaje,
las bicis, y sobre todo las sillas de
ruedas. Todo esto y algún problemi-
lla más hizo que llegáramos tarde
al hotel ¡y perdimos algunas horas
para visitar la ciudad! Lógicamente,
nos quedamos a dormir un poco y
acortamos la visita turística.
En medio de toda esta actividad
principalmente deportiva y también
algo turística contamos con la suerte
de disfrutar de pequeños conciertos
privados de un gran saxofonista y
compañero en la aventura: nuestro
amigo Guim, que nos deleitó en
varias ocasiones a nosotros y al
público turco ocasional que, bien
sorprendido, disfrutó del excelente
desarrollo musical.
Estos días en bici serán inolvidables por
los paisajes espectaculares y sobre todo
por los compañeros de viaje con quienes
compartimos muchas horas de deporte
y una excelente relación humana.
Al día siguiente, cogimos el vuelo
hasta nuestra casa, Barcelona, dando
por terminada esta fantástica aven-
tura. El año próximo yo no podré ir,
así que hay como mínimo una plaza
libre. ¡Aprovechadla!
Más información:
En el Facebook de Areadaptada
podéis encontrar un reportaje con más
de 500 fotos:
Ricard Hugas
Estos días en bici también serán inolvidables por los
compañeros de viaje con quienes compartimos muchas
horas de deporte y una excelente relación humana.
Asociaciones
1...,28,29,30,31,32,33,34,35,36,37 39,40
Powered by FlippingBook