SR87_2014_online_links_2 - page 37

mente, recomiendo a todo aquel que
pueda usar las piernas, que lo pruebe,
yo ya he visto unas cuantas caras de
felicidad. Más tarde me encontré, por
una de esas casualidades que marca el
destino, con Areadaptada Associació,
un grupo de muy buena gente, con la
que hacer actividades ciclistas. Además
de algunas salidas por vías verdes y
otras actividades biciclistas, el año
2013 fuimos un grupo a hacer 260
km a lo largo de la ribera del Río
Danubio, por Austria. Esta fue una
primera experiencia de largo recorrido
en bici-trike realmente grata.
Y un buen día de 2014, al alma máter
de esta asociación, el buen amigoAlbert
Font, se le ocurrió la idea de ir este
verano a la Capadocia, en Turquía, y
hacer varias rutas en bici adaptada.
Y claro, ¿quién le dice que no? Mi in-
terés por la aventura y por los lugares
remotos me impidió tomar una decisión
razonable. Antes de que terminara la
presentación del plan a la Capadocia,
¡ya había decidido que iría!
Al final, después de todas las indeci-
siones por problemas de calendario
y otras vicisitudes, quedó cerrado un
equipo de nueve personas, la mitad
con discapacidad. Éramos cinco en
bicicletas “estándar” (Jordi, Guim,
Amaya, Fatma y Núria), dos hand-
bikers (Enric y Albert) y dos trikers
(Esther y yo mismo, Ricard).
Aparte de alguna actividad previa a
modo de entrenamiento, la aventura
empezó el día del vuelo. El avión
despegaba de Barcelona a las 23:58,
así que teníamos el día entero para
prepararnos. Y eso significa, sobre
todo, empaquetar las bicis. Después
de unas horas y algunos rollos de plás-
tico envolviendo bicis, nos dirigimos
al aeropuerto, donde nos atendieron
correctamente, aunque el sistema
informático no quería colaborar y
nuestro grupo con maletas, sillas de
ruedas y grandes bultos de bicis em-
paquetadas puso un poco nerviosos a
todos los pasajeros que hacían cola.
Unas horas después llegamos a Estam-
bul, donde enlazamos con un segundo
avión que nos llevó a Kayseri. Aliviados,
recogimos todas las maletas, las sillas
y los paquetes. Nos encontramos con
nuestro guía turco, Hassan, y llegamos
al hotel hacia las seis de la mañana.
Ese mismo día, y los cuatro siguientes,
disfrutamos de los paisajes especta-
culares, sufrimos en las subidas y nos
liberamos en las bajadas. Circulamos
por pistas buenas, por pistas no tan
buenas y carreteras, atravesamos pue-
blos, descubrimos enclaves insólitos...
Todo esto acompañados de nuestro
guía, Hassan, y sus ayudantes, espe-
cialmente el conductor de la furgoneta
que nos llevaba, el inefable Abdul.
Cada día nos levantábamos bien tem-
prano, desayunábamos en el hotel una
mezcla de productos típicos turcos y
productos típicos internacionales, y
nos reuníamos con nuestro guía. Car-
gadas las bicis en un camión de caja
abierta, los participantes subíamos
a la furgoneta, para dirigirnos al
Disfrutamos de los paisajes espectaculares, sufrimos en las
subidas y nos liberamos en las bajadas.
Asociaciones
1...,27,28,29,30,31,32,33,34,35,36 38,39,40
Powered by FlippingBook