Página 6 - sr86

Versión de HTML Básico

6
/ Institut Guttmann
Neurorrehabilitación
Máxima higiene e hidratación. Evitar la sudoración y
maceración cutáneas. Evitar la presencia de arrugas u
objetos que puedan lesionar la piel. Cambios posturales
con frecuencia. Reducción de la presión local mediante
colchones antiescaras. Tratamiento de la espasticidad
y rehabilitación cuando es posible. Mejoría del estado
general del paciente: anemia, nutrición, diabetes…
Tratamiento
Curación por segunda intención
En pacientes con buen estado general, las úlceras pueden
cicatrizar correctamente mediante curas tópicas, en el
Institut Guttmann disponemos de un protocolo de curas
según el tipo de herida y su profundidad.
La utilización de factores de crecimiento plaquetares
para estimular la creación de un tejido de granulación de
manera más rápida ha mostrado resultados muy variados.
Los factores de crecimiento son proteínas con un papel
clave dentro del complejo proceso de reparación y rege-
neración de los tejidos. La aplicación terapéutica de los
factores de crecimiento estimula y acelera los procesos de
cicatrización y regeneración de la mayoría de los tejidos
que componen nuestro organismo.
La terapia con presión negativa ha supuesto un gran
avance en la estimulación de la formación de tejido de
granulación y, por tanto, en la aceleración de la curación
de las heridas, sobre todo ulceras de presión.
Tratamiento quirúrgico
Una vez limpia la herida, mejorado el estado general del
paciente y si hemos constatado la imposibilidad de la mis-
ma para cerrar por segunda intención, cabe la posibilidad
de cerrar quirúrgicamente la úlcera. En la elección de
la técnica reconstructiva (generalmente un colgajo que
aporte, en la medida de lo posible, un buen almohadillado
Decúbito
dorsal
Decúbito
lateral
Decúbito
prono
Cabeza
Omóplato
Codos
Sacro
Talones
Dedos
Rodillas
Acromión
Mejilla
Genitales
(hombres)
Mamas
(mujeres)
Malcolo
Cóndillos
Trocánter
Costillas
Acromión
Oreja
La terapia con presión negativa ha supuesto
un gran avance en la estimulación de la
formación de tejido de granulación y, por
tanto, en la aceleración de la curación de las
heridas, sobre todo ulceras de presión.