Página 15 - sr86

Versión de HTML Básico

Sobre Ruedas /
15
A Fondo
Jaume Tort
Tel. 685465481
fax 938481751
info@ortotienda.com
Disatec
distribuye ayudas técnicas de alta calidad.
Grúas domiciliarias, cambiapañales
Ayudas para la vida diaria, aseo, vestir
Cojines y colchones antiescaras...
Sillas manuales, electrónicas...
Handbikes
Silla de ducha y WC
CLEAN
(ETAC)
IVA y TRANSPORTE incluido
287€
950€
- Cama eléctrica con CARRO elevador.
- Cabezal, piecero y barandillas abatibles.
- Colchón visco, con funda.
wheelchair sports
El proceso de integración social no se basa
únicamente en la transformación y mejora
de los servicios, ni tampoco de los programas
que en ellos se desarrollan, sino de cambios
a un nivel mucho más profundo, cambios
que involucran la escala de valores sociales e,
incluso, los juicios éticos.
como para la sociedad. Por otra parte, pasar de tratar al
paciente a educar como alumno exige también devolver la
responsabilidad, como profesionales de la educación, a los
maestros de primaria y a los profesores de secundaria. Son
ellos y ellas quienes en un primer momento han de saber
detectar e identificar las necesidades educativas del alumno,
adaptándose, al mismo tiempo, metodológicamente, con la
finalidad de armonizar los objetivos generales de la educación
y los currículos escolares con las necesidades del grupo y de
cada sujeto. Son ellos y ellas quienes han de conseguir hacer
participar activamente a todos los alumnos, cada uno según
sus aptitudes, en el quehacer colectivo del grupo clase. Es
evidente que este profesional de la educación, a quien tanto
pedimos, requiere una formación pedagógica de base, muy
cualificada, como también una actualización permanente en
las nuevas tecnologías educativas, lo cual quiere decir que no
debería seguir ciegamente unos programas preestablecidos,
ni utilizar una metodología uniforme. Un profesional que,
si bien puede necesitar el asesoramiento y el apoyo de otros
profesionales, sienta celo de sus competencias y de su iden-
tidad profesional, simplemente porque un profesional de alta
cualificación y de competencia reconocida no busca en los
especialistas una excusa para rehuir sus responsabilidades.
Es también perentorio que los recursos materiales, técnicos
y humanos de que dispone el sistema educativo para hacer
frente a las necesidades educativas especiales de los alumnos
sean utilizados para las finalidades para las cuales fueron
creados, y que estos sean distribuidos territorialmente de
acuerdo con las necesidades de cada sector de población.
Muy a menudo, las discusiones acerca de la escolarización
de los alumnos con discapacidades en las aulas ordinarias
se reducen a aspectos relacionados con la cantidad de
recursos que se consideran necesarios. Es bien cierto que,
dentro del mosaico de una educación inclusiva exitosa, el
implemento de un conjunto considerable de recursos –no
necesariamente especiales, sino los ordinarios de un sistema
educativo eficaz-, son una pieza importante. Pero lo son,
entre las muchas otras que constituyen el mosaico completo.
Un concepto de escuela inclusiva centrado únicamente en
los recursos supuestamente necesarios deja fuera de lugar
un análisis sobre el proceso integrador basado en las raíces
sociales de la discapacidad, ignorando al mismo tiempo el
hecho de que la educación inclusiva exige una consideración
profunda del complejo combinado que forman la pedagogía,
el currículum, la organización escolar y la ideología, como
componentes del sistema escolar de un país.