Sobre Ruedas 85 - 2013 - page 5

Sobre Ruedas /
5
de utilizar injertos autólogos de nervio periférico como un
puente para el crecimiento axonal en el segmento distal del
nervio que está experimentando la degeneración walleriana.
El interés en la aplicación de injertos de nervios periféricos
en el sistema nervioso central tiene una larga tradición que
empieza con Ramón y Cajal y continúa con las importantes
contribuciones deAlbert Aguayo y otros neurocientíficos. Estos
injertos de nervio periférico pueden ser elementos esenciales
para la regeneración axonal y la mielinización nerviosa. El
desarrollo de técnicas para purificar y expandir células de
Schwann en pequeños segmentos de nervio donante autólogo
permiten ensayos para valorar los efectos de las células de
Schwann trasplantadas en la médula espinal lesionada.
Existe hoy en día una gran cantidad de datos preclínicos
que demuestran que los trasplantes autólogos con células de
Schwann en lamédula espinal tienen efectos beneficiosos. Por
lo tanto, se justificaría, a día de hoy, iniciar ensayos clínicos
en fase aguda. La FDA ha aprobado la realización de un
ensayo clínico con trasplante de células Schwann autólogas
en pacientes con lesión medular completa a nivel torácico.”
Finalmente, el Dr. James Guest concluyó su intervención
asegurando que el futuro en la mejora de la funcionalidad,
tras una lesión medular, se producirá con la utilización de
terapias combinadas con células, junto a otros productos
biológicos destinados a aumentar la potencialidad del creci-
miento axonal, y reduciendo la inhibición de la regeneración,
junto con la neurorrehabilitación y la neuroestimulación.
Interesante fue la conferencia del profesor John Steeve, in-
vestigador principal de ICORD y profesor del Departamento
de Neurociencias de la Universidad British Columbia
de
Canadá, quien, a la pregunta de si existe hoy en día alguna
evidencia científica sobre los tratamientos actuales que se
realizan tras una lesión medular traumática, insistía en que
“únicamente se ha podido demostrar una cierta utilidad de
la descompresión quirúrgica precoz, antes de las 24 horas,
después de la lesión. Asimismo, existe una gran cantidad de
datos que demuestran la eficacia del proceso neurorrehabi-
litador posterior, la terapia rehabilitadora intensiva, de cara
a mejorar la funcionalidad de una persona que ha sufrido
una lesión espinal. Pero, desgraciadamente, en la actualidad
“NO” existe ninguna evidencia científica de que alguna de
las intervenciones en fase aguda con fármacos o trasplantes
celulares hayandemostrado eficacia comprobada. Sin embargo,
la realidad y la esperanza para muchos clínicos y pacientes
es que hoy en día existen más ensayos clínicos en curso que
todos los acumulados en tiempos anteriores y, además, existe
una mayor conciencia de cómo mejorar los diseños de los
protocolos de investigación para detectar adecuadamente
los posibles beneficios terapéuticos de todos estos ensayos”.
En los mismos términos se pronunció el Dr. Dan Lam-
mertse, director científico del Craig Hospital y profesor
de la Universidad de Colorado en Denver, EEUU, quien
insisitió en que “en estas tres últimas décadas se han pro-
ducido más avances en la investigación de la reparación
de las lesiones medulares que en toda la historia. Muchos
investigadores mantienen la esperanza de que con los
grandes avances publicados en la literatura con trabajos
científicos de alto nivel en fases preclínicas (experimen-
tación animal), junto con un mejor diseño de los ensayos
clínicos en humanos, se conseguirán avances relevantes
Existe hoy en día una gran cantidad de datos
preclínicos que demuestran que los trasplantes
autólogos con células de Schwann en la
médula espinal tienen efectos beneficiosos.
1,2,3,4 6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,...44
Powered by FlippingBook