Sobre Ruedas 85 - 2013 - page 16

16
/ Institut Guttmann
Sobre el progreso
en biotecnología
Begoña Román
Facultad de Filosofía
Universidad de Barcelona
No cabe duda de que sus aportaciones
han producido un doble progreso. Por
un lado, han ampliado el conocimien-
to; y, por otra parte, y como saber es
poder, también han liberado a muchas
personas (de una muerte antaño se-
gura) o/y aumentado el grado de su
libertad (de movimiento, por ejemplo).
Y es que, ciertamente, el progreso no
lo es por la mera novedad de instru-
mentos y
gadgets
(innovatitis), sino
por la emancipación que conlleva.
Progresar, en sentido ético, significa
liberarse de opresiones naturales y/o
sociales. Unas veces esas opresiones lo
son por ignorancia de los fenómenos
físico-naturales, otras por prejuicios
sociales (“la verdad os hará libres”).
Pero hay que sopesar hasta qué punto
se nos libera de ignorancia, prejuicios;
se nos emancipa de fuerzas naturales
y/o sociales, pero se nos somete a otras
opresiones. Por poner ejemplos: la
electricidad nos libera de los ritmos
de día y noche para realizar tareas,
al tiempo que puede colapsar una
ciudad en pleno día si se produce un
apagón, dado que todo funciona eléc-
tricamente. Los ordenadores nos abren
un espectro inmenso de posibilidades,
pero cada año hay que pasar por el
cash
de los nuevos programas, por no
hablar de la obsolescencia programa-
da. Y, por último, progresamos en la
proclamación de los derechos de las
personas “discapacitadas”, pero las
sometemos al mismo tiempo a tener
que pelear para que, sencillamente,
se cumpla/aplique la ley.
En este trayecto del progreso no hay
que olvidar tampoco las inevitables
curvas de aprendizaje. Mientras se
aprende/prueba una nueva técnica
y se perfeccionan los mecanismos,
hay unas generaciones de indivi-
duos que sirven de “cobayas”. No
hay mucha alternativa a esta curva
de aprendizaje, pues las personas
aprendemos a base de ensayos y
errores, y siempre ha de haber un
primero que se someta.
Tenemos buenos motivos para estar agradecidos a la investigación y producción biotecnológica y farmacéutica por los muchos
progresos efectuados. Seguramente, más que en toda la historia de esas disciplinas, los últimos 50 años han sido de gran éxito.
También estos avances han contribuido a la vida y a lamejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad (dejaremos
para otra ocasión si vale la pena cambiar el nombre y sopesar la alternativa de utilizar las palabras “diversidad funcional”).
Dossier de actualidad
En este trayecto del progreso no hay que olvidar
tampoco las inevitables curvas de aprendizaje.
Algunas reflexiones éticas
1...,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,...44
Powered by FlippingBook