SR84_2013 - page 24

24
/ Institut Guttmann
A fondo
La asistencia sexual,
una atención delicada
Los objetivos de la asistencia sexual están ligados a los actuales valores humanistas e individuales de autonomía y van
unidos al concepto de integración máxima. Estos “cuidados eróticos” se engloban dentro de los principios de calidad de vida
de las personas en situación de discapacidad.
A riesgo del deseo…
Una mujer que vive con una disca-
pacidad física degenerativa en un
cuerpo muy espástico sueña con que,
aunque sea una vez en su vida, un
hombre se acueste desnudo a su lado
y poder sentir ese cuerpo a cuerpo
cálido y vivo. “No sería necesario
que hiciera nada más… tan solo
desearía sentir su piel de hombre
contra mi piel sin tener que temer
su mirada sobre mis deformidades”.
Cuandounodebe, por defecto, inscribirse
al margen de los estándares sociales,
tan exigentes en lo que concierne a
la imagen y funcionalidad del cuerpo,
resulta a menudo molesto, incluso
insoportable, tener que enfrentarse a
la mirada de los demás. En ocasiones,
cuando la comunicación está coartada
o los comportamientos no resultan
comprensibles a la comunidad, el ac-
ceso a una respuesta erótica o sexual
se convierte en un obstáculo insalvable.
Conseguir una satisfacción sexual,
ya sea a solas o con otra persona,
puede resultar muy complicado, o
incluso imposible, según cuáles sean
las limitaciones del cuerpo. Se trata
de personas que no son solo discapa-
citados o discapacitadas, ante todo
son hombres y mujeres, y se han con-
vertido en actores y actrices de su
vida sexual en la misma medida que
todo el mundo.
¡No solo habla de ello!
La sexualidad de las personas en
esta situación debe ser continua-
mente sacada a la luz, ya que el
entorno profesional y parental tiende
a trivializarla. En efecto, es preci-
so pensar más en ella, escuchar y
comprender las solicitudes que se
aferran al deseo (conmovedor para
cualquier acompañante) y facilitar
y, a menudo, organizar, su realiza-
ción concreta.
Los obstáculos con que se enfrenta
residen en el tabú de la no injerencia
en la intimidad de los demás, que es
el que paraliza toda iniciativa. Esta
no injerencia deriva, por una parte,
del tabú del incesto, que prohíbe
las excesivas proximidades intra-
familiares, y, por otra parte, de los
códigos deontológicos profesionales,
que marcan claramente los límites
de cada cual. ¡Todos estos factores
conducen a la ocultación!
Durante mucho tiempo consideradas
inexistentes, además de molestas,
inútiles y peligrosas, las expresiones
de la afectividad que pueden conducir
a una sexualidad satisfecha son, a
partir de ahora, reconocidas como
un derecho
1
para las personas que
viven con una discapacidad. Desde
hace unos veinte años, se ha multi-
plicado el número de programas de
sensibilización y de formación de
profesionales, como el que recibe el
Catherine Agthe Diserens, Suiza
Sexopedagoga especializada
Formadora para adultos
Presidenta de la asociación suiza SEHP (del francés Sexualité
et Handicaps Pluriels, Sexualidad y Discapacidades Múltiples)
1...,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23 25,26,27,28,29,30,31,32,33,34,...40
Powered by FlippingBook