Una de las primeras dificultades que nos encontramos
para viajar es el vuelo: el acceso al avión, la incomodidad
de la butaca, la imposibilidad de ir al baño y el miedo a
que la silla llegue rota.
directo. Reduciendo escalas nos
ahorramos unos cuantos factores
de riesgo y también muchas horas
de viaje. El vuelo directo a Nueva
York dura unas 7 u 8 horas. Delta
Airlines ofrece un servicio excelente
y dispone de aviones que incluso
tienen aseos “adaptados” y silla
estrecha dentro de la cabina.
El alojamiento es, con diferencia, lo
más caro de Nueva York, especial-
mente para nosotros, que tenemos
más delimitado el diámetro acon-
sejable donde pasar la noche por la
cuestión del transporte. Si vamos
en plan turista a Nueva York, muy
probablemente no nos moveremos de
Manhattan y, por lo tanto, vale la
pena pagar un poco más por tener
un hotel céntrico y bien comunicado.
Alternativas de alojamiento tipo Coa-
chsurfing o Intervac pueden hacer
que nuestro viaje sea mucho más
económico... eso sí, hay que buscar
bien y viajar con la mente muy abierta.
El transporte
Para resumir este apartado me quedo
con el consejo que me dieron desde
la DIA (Disabled in Action) y que fue
textualmente “In NYC, public buses
are your best bet. All are wheelchair
accessible. Bus operators are trained
to provide excellent customer servi-
ce to people with disabilities. I do
not recommend the subway system.
There are too many problems.” (En
NYC, los autobuses son tu mejor
apuesta. Todos son accesibles para
sillas de ruedas. Los conductores
están formados para dar un ex-
celente servicio a los clientes con
discapacidad. No te recomiendo el
metro. Hay demasiados problemas).
El metro de NY, en general, no es
accesible. Si bien es cierto que hay
un número elevado de estaciones
adaptadas, su adaptación depende
del tren que tengas que coger, ya
que depende de la plataforma donde
Sobre Ruedas /
27
1...,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26 28,29,30,31,32,33,34,35,36,37,...40