18
/ Institut Guttmann
discapacidades, pero también es muy
ventajoso para facilitar las cosas al
resto de usuarios de sillas de ruedas.
Sin embargo, hemos constatado que
no se utiliza sistemáticamente. No-
sotros lo hemos pedido cada vez que
pasamos el control, pero el personal
de seguridad afirma que debemos
hacer la transferencia a un banco
(cercano al escáner y situado detrás
de una mampara que lo esconde de la
vista de los demás pasajeros) mien-
tras escanean la silla. También dicen
que no nos hace falta el detector de
trazas, ya que está reservado para
usuarios más discapacitados. Ellos
lo determinan así y sin conocimiento
de causa, ya que realmente no pueden
saber si tenemos una lesión que nos
haga más difícil la transferencia.
Creemos que el uso de los detectores
de trazas debería ser generalizado y
así lo hemos hecho saber a los altos
cargos del aeropuerto de Barcelona,
que han entendido perfectamente
nuestra petición.
Nos explican que el aeropuerto está
obligado a garantizar la seguridad de
todos los pasajeros y que, por tanto,
para ellos es suficiente el uso del de-
tector de trazas. Pero que la Guardia
Civil, que es quien tiene la potestad de
decidir cómo se gestiona la seguridad
en los aeropuertos, quiere controlar
que no se pasen sustancias ilegales
o dinero en metálico ocultos en los
tubos de las sillas de ruedas. Y es por
eso que evitan el uso del detector de
trazas en favor del empleo del escá-
ner, con el que se puede evidenciar la
presencia de estos materiales.
Así pues, la Guardia Civil nos toma a
todos los usuarios de silla de ruedas
por posibles delincuentes y, de esta
manera, nos dificulta el acceso al
aeropuerto de una forma digna y ágil.
Y una última cosa, por la que siempre
sufrimos en nuestros viajes en avión,
son las condiciones de transporte del
material que llevamos con nosotros,
como, por ejemplo, las sillas depor-
tivas o, incluso, las de uso diario.
Nos hemos encontrado el material
roto en más de una y en más de dos
ocasiones. Si viajas para participar en
una competición y al llegar no tienes
el material en condiciones, ya puedes
volver a casa. Las sillas de ruedas
no son un equipamiento fácilmente
reparable, ni tampoco intercambia-
ble con el de otros usuarios, ya que
está hecho a medida. Y aunque el
desperfecto te lo encuentres en el
trayecto de vuelta, la reparación
o compra de este material puede
tardar entre uno y tres meses, con
La silla de ruedas son nuestras piernas y no podemos
movernos con cualquiera, ya que si no es de las dimensiones
correctas nos podríamos llegar a lesionar.
1...,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17 19,20,21,22,23,24,25,26,27,28,...40