Sobre Ruedas /
17
Para garantizar el acceso y el uso
normalizado de cualquier servicio,
no es suficiente eliminar las barreras
arquitectónicas. Igual de importante
es disponer de un sistema resolutivo
y eficaz que no suponga dificultades
añadidas por el hecho de ir en silla
de ruedas.
Por ejemplo, en el aeropuerto de Bar-
celona, que es el que mejor conocemos
y el que utilizamos frecuentemente,
hay algunos aspectos que no están
bien resueltos. Por un lado, a la hora
de informar de la normativa, existe
una diferencia de criterios importante
según la persona que te atiende, y
hemos recibido explicaciones con-
tradictorias por parte de trabajado-
res del personal de asistencia de un
mismo aeropuerto. Más aún, hemos
evidenciado que una misma compañía
nos da un trato y unas explicaciones
diferentes cuando nos atiende en un
aeropuerto o en otro.
Os damos un ejemplo:
En un viaje para participar en una
carrera en los Estados Unidos, la
compañía Delta en el aeropuerto de
Barcelona se negó a dejar embarcar
un accesorio deportivo que se acopla
a la silla de calle, un accesorio que
otras veces nos han dejado llevar en
la bodega para evitar el riesgo que
implica el transporte interno de este
tipo de equipaje tan frágil.
Así, nos obligaron a facturarlo por
la cinta de material especial. Cuando
llegamos a los Estados Unidos la pieza
estaba completamente rota.
Delta, en los EEUU, asumió la res-
ponsabilidad porque determinaron
que no habían actuado de manera
adecuada. En los EEUU ponen todas
las facilidades posibles para las per-
sonas que viajan en silla de ruedas,
y para ellos es evidente que este tipo
de material es imprescindible y debe
poder estar al alcance del usuario de
manera controlada y segura.
Por otra parte, está el tema de los
controles de seguridad. Hace cosa de
un año, en la Terminal 1 del aeropuerto
de Barcelona se instaló un escáner de
grandes dimensiones, adecuado para
las sillas de ruedas. Hasta entonces
el procedimiento pasaba por dejar
al usuario una silla de aeropuerto
y facturar la suya, o bien llevarla a
escanear y posteriormente custodiar
al usuario hasta pasar el control.
También se adquirió un detector de
trazas que sirve para determinar
la presencia de residuos de explosi-
vos en las sillas de ruedas. Con este
aparato ya no es necesario escanear
la silla de ruedas, y así se evita que
mientras tanto el usuario tenga que
hacer la transferencia a otra silla.
Este sistema es prácticamente impres-
cindible para usuarios con grandes
A fondo
Experiencia
de los usuarios
Durante los últimos años, la accesibilidad en el entorno público hamejorado de unamanera sustancial. Sin embargo, todavía
hay carencias y mucho trabajo por hacer: concretamente, las personas con movilidad reducida seguimos encontrándonos a
menudo con dificultades que se podrían solucionar fácilmente.
Anna Gilabert
Psicóloga
Área de rehabilitación
NeuroPsicoSocial
Institut Guttmann
Bàrbara Vidal
Matemática
Departamento de Informática
Institut Guttmann
1...,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16 18,19,20,21,22,23,24,25,26,27,...40