Experiencias
“Hay que
seguir luchando…”
Después de observar cómo la carta dedicada a Kevin, “De padre a hijo”, ha tenido tan buena aceptación en la revista Minuto
1 de nuestra localidad y en las redes sociales, mi deseo es que también pueda repercutir de forma positiva en personas que
se encuentran en nuestra misma situación. Para esto, quiero aprovechar la oportunidad que me brinda la revista
Sobre
Ruedas
para difundir la carta que le escribí a mi hijo y también poder expresar mi experiencia como familiar afectado en las
diferentes etapas que hemos tenido que pasar.
Es importante poder sobrellevar de una
manera positiva, la situación personal
de cada uno, y tener la actitud y fuerza
interna para poder continuar; esto, junto
con el apoyo de la familia, son piezas
fundamentales para salir adelante, a
pesar de lo difícil de cada situación.
Sin intención de profundizar mucho en
mi situación, quiero puntualizar y decir
que fue muy duro, y continúa siéndolo,
pero hay que seguir luchando. Nuncame
he sentido solo, como ya menciono en
la carta. El calor y el soporte recibido
por familiares y amigos fue, y sigue
siendo, muy importante. Otro aspecto
que me ha ayudado mucho ha sido
dejarme ayudar por los profesionales
(psicólogos, enfermeros, cuidadores,
doctores, fisioterapeutas, trabajadoras
sociales…), tanto de Vall d’Hebron
como del Institut Guttmann. Siempre
he encontrado en ellos la fuerza que me
hacía falta en ese momento, a través
de una “consulta”, un “cómo va todo”
o un “cómo estás”, al cruzarnos por
el pasillo, un gesto de los cuidadores,
atenciones no solo para los pacientes,
sino también para los familiares.
El entorno de las instalaciones del
Institut Guttmann es idóneo para en-
contrar un lugar donde poder pensar y
encontrarse a uno mismo, reflexionar
sobre lo que se está viviendo, pero
siempre dejándose asesorar y hablando.
Siempre encuentras a alguien, inclu-
so a familiares de otros pacientes,
con quien se llega a crear un vínculo
muy afectivo, después de compartir
muchos cafés comentando posibles
soluciones de incidencias a nivel de
adaptaciones, inquietudes de futuro y,
por qué no, alguien con quien poder
desahogarnos mutuamente.
Yo he llegado a la conclusión de que,
por más que te tortures, no existe un
por qué o un por qué a él, la realidad
es la que hay y la vida es así. El estrés
en el día a día de la vida cotidiana,
circunstancias relacionadas con el
mundo laboral, tráfico, etc., hacen
que vivamos rodeados de peligros.
Sobre Ruedas /
31
1...,21,22,23,24,25,26,27,28,29,30 32,33,34,35,36,37,38,39,40,41,...44