Sobre Ruedas /
13
ser muy variable, abarcando desde déficits cognitivos
severos que impidan una escolarización ordinaria
precisando escolarización en centros de educación
especial, pasando por una variedad de afectación
de funciones cognitivas, como memoria, atención,
disfunción ejecutiva, que requieren adaptaciones
curriculares o soportes escolares, y llegando a niños
con discapacidad de origen neurológico, que presentan
normalidad de funciones superiores.
• Desde el punto de vista motor, cuando un cerebro en
desarrollo sufre una lesión, se producen trastornos de la
fijación postural, coordinación y equilibrio, conllevando
una falta de control postural que será determinante a
lo largo del desarrollo del niño. Por otra parte, a esta
falta de control de tronco, equilibrio y coordinación, se
asocia la falta de fuerza en las extremidades, conocida
como
paresias
. Dentro de las afectaciones motoras se-
cundarias en una lesión del sistema nervioso central se
encuentra la espasticidad, que consiste en un aumento
crónico del tono muscular que, a la larga, puede acabar
produciendo acortamientos musculares y deformidades
articulares que limitan la funcionalidad de las extre-
midades, pudiendo llegar a limitar o imposibilitar el
desempeño normal de actividades básicas como el
vestido, desvestido, higiene, capacidad de desplazarse,
ya sea caminando o propulsando sistemas de ayuda.
La función motora es de especial importancia en el
niño, ya que su alteración provocará que no pueda
interaccionar de una manera normal, afectando a su
desarrollo global.
• Desde el punto de vista sensitivo, son frecuentes los
trastornos de visión, audición, percepción del tacto
y del dolor.
• Los trastornos asociados tras una lesión del sistema
nervioso central son frecuentes y no se deben infra-
valorar; van desde crisis epilépticas a trastornos
gástricos, respiratorios y del sueño.
Ámbitos de la rehabilitación infantil
La eficacia de la neurorrehabilitación en la etapa infantil
depende de su inicio temprano en el periodo en el que el
sistema nervioso está en fase de maduración, período
crítico en el que existe una máxima vulnerabilidad y, al
mismo tiempo, una máxima sensibilidad a los estímulos
para el aprendizaje.
Las necesidades de rehabilitación infantil en niños con
discapacidad de origen neurológico no siempre son las
mismas por la gran variedad de déficits y niveles de afec-
tación que nos podemos encontrar; por lo cual, se debe
disponer de diferentes modelos de atención dependiendo
de la afectación, edad, evolución, nivel de actividad y
circunstancias sociales del niño y no estar restringida a un
solo ámbito, sino que debe cubrir los diferentes ámbitos
en los que se desenvuelve el niño.
El
ámbito hospitalario
en neurorrehabilitación infantil no
solo atiende la fase inicial de la enfermedad, que produce una
discapacidad neurológica más conocida como “fase aguda”,
y los procesos de reagudización, sino que debe ofrecer un
seguimiento desde consultas externas al niño con discapa-
cidad neurológica establecida desde donde se controle la
evolución en cada caso, se realice prevención y diagnóstico
de complicaciones y se indiquen tratamientos específicos.
El equipo de rehabilitación infantil debe ser multidis-
ciplinar y trabajar de una manera interdisciplinar para
conseguir un abordaje global. En el equipo intervienen
distintos profesionales: médico rehabilitador, enfermero,
fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, neuropsicólogo,
psicólogo, logopeda, trabajador social, técnico ortopédi-
co… participando de manera coordinada y con el objetivo
central de atender al niño y a su familia en los diversos
campos y según las necesidades individuales de cada caso
durante toda la etapa de desarrollo.
Dossier de actualidad
Las necesidades de rehabilitación infantil en
niños con discapacidad de origen neurológico
no siempre son las mismas por la gran
variedad de déficits y niveles de afectación
que nos podemos encontrar
1...,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12 14,15,16,17,18,19,20,21,22,23,...44