Página 5 - SR81_2012_25_web_links_reducido

Versión de HTML Básico

Sobre Ruedas /
5
Neurorrehabilitación
Hoy en día, podemos asegurar que la cirugía de la mano
ofrece al tetrapléjico una “gran libertad”, permitiéndole
llevar a cabo acciones hasta ese momento imposibles y
dándole un mayor grado de independencia. La recuperación
de la extensión del codo, y de las acciones de pinza digital
y presa palmar, confieren al tetrapléjico la posibilidad
de propulsarse en silla manual y abandonar la eléctrica,
ayudar en las transferencias, aumentar la amplitud de
movimientos de sus manos o coger objetos de diferentes
tamaños sin ayuda de soportes externos. Todo ello supone
que el paciente vea aumentada su autosuficiencia en el
desarrollo de actividades de la vida cotidiana como comer,
asearse, vestirse…
¿Quién puede beneficiarse de la cirugía
paliativa de lamano tetrapléjica?
Actualmente, consideramos
candidatosamejorarlafunción
de la extremidad superior a
todos los tetrapléjicos que
tengan flexión activa del
codo, lesiones medulares
completas o incompletas,
con espasticidad controlada,
sin rigideces articulares en
manos y, de forma especial, si
existen expectativas realistas
en cuanto a los resultados
de la cirugía.
No se recuperan todos los
movimientos de la mano,
se recuperan funciones
más simples.
¿Cuándo está indicada la cirugía?
Es primordial que el paciente acepte su lesión neuroló-
gica, que esta sea estable, es decir, que no se produzcan
cambios en la exploración neurológica, y que el candidato
sea colaborador y entienda el proceso al que va a ser so-
metido. Esto último se produce aproximadamente entre
seis y doce meses después de la lesión.
La participación del tetrapléjico y también de su familia
es esencial, pues durante el postoperatorio y parte de la
rehabilitación verá reducida su limitada autonomía que,
como todos sabemos, es un bien muy preciado por el
lesionado medular, al que no le gusta renunciar.
¿Cómo se lleva a cabo la cirugía?
Dependiendo del nivel de afectación neurológica de la lesión,
habrá mayor o menor número de músculos preservados
por debajo del codo. Estos músculos son los que vamos a
utilizar, mediante transposiciones tendinosas, en la recu-
peración de las funciones paralizadas. La extensión del
codo, la flexoextensión de los dedos y la flexión-oposición
del pulgar, son los principales objetivos de la cirugía.
Extensión del codo
En la mayoría de los casos, se utiliza el vientre posterior
del deltoides para obtener la extensión del codo, pero debe
interponerse un injerto tendinoso libre para permitir que
el deltoides alcance la inserción del tríceps en el codo. En
ocasiones, se usa el bíceps en lugar del deltoides. El codo
es inmovilizado en extensión durante cuatro semanas y,
posteriormente, se permite la flexión progresiva con un
inmovilizador articulado.
Transposición de deltoides posterior a tríceps más injerto
libre de la pierna.