Página 18 - SR81_2012_25_web_links_reducido

Versión de HTML Básico

18
/ Institut Guttmann
El objetivo de la actividad era bien
claro: realizar unas vacaciones en-
tre personas con y sin discapacidad.
Compartir unos días de naturaleza y
algunas visitas culturales. Todo giraba
en torno a una actividad deportiva: la
bici; con un objetivo común: alcanzar
los 250 km en cinco días de pedalear.
No era imprescindible que los parti-
cipantes tuvieran gran experiencia ni
forma física de campeón. ¡Tan solo
era imprescindible la voluntad de
pasarlo bien!
Los requisitos para participar, bási-
camente, eran: ser autónomo en todos
los quehaceres personales (no es una
actividad tutelada, con monitores),
saber ir en bici, tener un mínimo de
técnica y capacidad física para la
actividad, a ser posible, poseer bici
propia y, en el caso de no tenerla,
Areadaptada dispone de algunas bi-
cis que no son de competición, pero
alguna de ellas era útil para realizar
la actividad (tanto bicis adaptadas
para personas con discapacidad como
bicis para “bípedos” –así llamábamos,
en tono de broma, a los amigos sin
discapacidad–).
Tan solo a unos pocos días de enviar la
convocatoria (en febrero) ya teníamos
completo el cupo de participantes de
personas con discapacidad. Y, aunque
los participantes fueron variando un
poco dentro de la lista, siempre se
trató de organizar un grupo mixto
de un máximo de nueve personas
para llenar una furgoneta de nueve
plazas con un aceptable espacio de
carga para las bicis, sillas de ruedas
y maletas.
La convocatoria suele resultar algo
peculiar para las personas sin disca-
pacidad. Hay que animarlas a par-
ticipar y que pierdan los miedos a
compartir un tiempo de vacaciones
en un correcto tuteo en las relaciones
humanas. Sea cual sea la condición
física. Por parte del convocante exige
mucha claridad, explicar bien de
qué se trata y entusiasmo para que
se apunten. Perder el miedo ante la
perspectiva de compartir vacacio-
nes con personas con discapacidad
(si no se está acostumbrado) no es
tarea fácil. En el cartel de convo-
catoria intentamos dejar bien claro
que eran “vacaciones inclusivas” y
esto quiere decir que no se trata ni
de terapia, ni de utilizar a los “bí-
pedos” de mulos de carga. Se trata
de participar entre todos de todos los
quehaceres cotidianos (incluso en la
carga y descarga de bicis), seamos
personas con o sin discapacidad.
Aunque parezca de sentido común,
justamente este punto puede hacer
desconfiar a unos: las personas sin
discapacidad con una expresión de
Experiencias
Vacaciones inclusivas
Deutschland 2012:
250 km en bici adaptada, o no, por la orilla del río Main
Seguramente existen muchas alternativas a la hora de organizar un viaje de vacaciones inclusivas. Esta propuesta va
dirigida a los amantes del deporte, la bici, la cultura, la pequeña aventura, las ganas de descubrir nuevos paisajes
e impregnar la retina de imágenes ricas de colores, sazonadas de aromas y sonidos que, aunque familiares, resultan
nuevos en un ambiente a 1.300 km de casa. Desde Areadaptada Associació, compartimos esta experiencia de esfuerzo,
naturaleza y convivencia humana.