Página 21 - revista-sobreruedas-80-buena

Versión de HTML Básico

Sobre Ruedas /
21
Actividades
Además de su carácter lúdico, la ac-
tividad contribuye al bienestar psico-
lógico de los usuarios, ya sean niños,
jóvenes, adultos o ancianos, y les ayuda
a mejorar su autonomía. Miguel es un
enamorado de la playa. Pero desde
hacía unos años ya no se atrevía a
adentrarse en el agua. A sus casi 76
años, las fuerzas ya no son las de antes.
”¿Qué me sucederá si, en pleno baño,
me fallan las piernas y los brazos?”,
se solía preguntar cada vez que le
tentaba la idea de un chapuzón mien-
tras miraba la playa apoyado en sus
muletas. El pasado verano, Miguel ha
vuelto a bañarse entre las olas. Lo ha
hecho sin angustias, con toda seguridad,
guiado y acompañado por los monitores
y socorristas de la empresa Pro-activa
Serveis Aquàtics. Miguel ha sido una
de las 1.500 personas con movilidad
reducida o con discapacidad psíquica
que se han beneficiado del programa
de acompañamiento al mar que ofrece
en varias playas del litoral catalán
esta empresa afincada en Badalona.
Junto a Miguel, otros ancianos han
podido sumergirse unas horas cada día
en el agua, huyendo de la rutina de la
residencia, del centro de día o de casa.
También niños, jóvenes y adultos con
discapacidad, han podido complementar
las tareas habituales de su centro con la
práctica de esta saludable actividad al
aire libre. Con este servicio de acompa-
ñamiento, Pro-activa pretende romper
barreras y garantizar a las personas
mayores y a las personas con discapa-
cidad su derecho a disfrutar del mar, y
de hacerlo en igualdad de condiciones.
La actividad les proporciona múltiples
beneficios. La sonrisa que suelen esbo-
zar cuando entran en contacto con el
agua delata su bienestar psicológico.
También les ayuda a mejorar su auto-
nomía. Pero no solamente las personas
mayores o con discapacidad psíquica se
benefician de estos efectos. También lo
hacen, por ejemplo, personas que sufren
alguna lesión puntual y a las que el
terapeuta recomienda el baño para su
rehabilitación. O amantes del deporte
que vieron truncada su afición debido
a las secuelas de un accidente que les
ha limitado su movilidad y que, con el
servicio de acompañamiento, pueden
volver a acceder al mar y recuperar
su vida deportiva, con los beneficios
físicos y psíquicos que esta conlleva.
Unos y otros reciben la ayuda de los
socorristas tanto a su entrada en la playa
como durante el baño y en las duchas
y vestuarios. El acceso de la arena al
agua se realizamediante sillas anfibias,
adaptadas para el baño de personas
con movilidad reducida. Sus anchas
ruedas les permiten deslizarse por la
arena y les proporcionan flotabilidad
una vez en el agua. También disponen de
reposabrazos sobredimensionados que
garantizan la flotabilidad y la estabi-
lidad, y de una sujeción que facilita al
socorrista la tarea de mantener y guiar
la silla en el mar. Los reposabrazos se
desplazan con facilidad, de forma que
el usuario puede bajar de la silla con
comodidad cuando se encuentra en el
agua. Cuando el usuario requiere úni-
camente ayuda para entrar en el mar,
los socorristas se retiran y aguardan
en la playa atentos a sus evoluciones.
En otros casos, permanecen en el agua
acompañando al usuario durante todo
el baño. Desde hace años, Pro-activa
ofrece este servicio de acompañamiento
al mar durante toda la temporada de
verano, desde el 15 de junio al 15 de
septiembre, aunque las fechas varían
en función de la playa.
Más información:
Unmar sin barreras
Pro-activa rompe barreras con su servicio de acompañamiento al mar: 1.500 personas con discapacidad física o psíquica han
podido disfrutar el pasado verano del placer de bañarse entre las olas, acompañadas de los socorristas de la empresa y con
la ayuda de sillas adaptadas.