Página 13 - revista-sobreruedas-80-buena

Versión de HTML Básico

Sobre Ruedas /
13
Funcional” podemos encontrarlos a
través de los siguientes paradigmas o
modelos: Vida Independiente o Social,
Enfoque de las Capacidades y Enfoque
de la Diversidad. Esto no es más que un
proceso de recorrido largo de lucha por
la emancipación y el
empoderamiento
de lasmujeres y hombres con diversidad
funcional, quienes han sido castigados
tradicionalmente por un corpus teorico-
práctico de “opresión biomédica”, que
se ha traducido en la obtención de una
“ciudadanía de segunda”.
Paradigma o Modelo de la Diversidad
El nuevoModelo de la Diversidad, igual
que elModelo Social, también se consti-
tuye como un desarrollo del “Paradigma
de la Vida Independiente”, en el que se
fundamenta la voz “ Bioética de/desde
la diversidad funcional”. Tal y como
afirman Palacios Rizzo y Romañach
Cabrero (2006: 223-224): el modelo
de la diversidad propone claves para
construir una sociedad en la que todas
las mujeres y hombres vean preservada
plenamente su dignidad. Una sociedad
en la que la diversidad, y en concreto
la diversidad funcional, sea vista como
una diferencia con valor y no como una
carga, independientemente de la edad a
la que se produzca. Una sociedad en la
que exista la igualdadde oportunidades y
nadie sea discriminado por su diferencia.
En definitiva, una sociedad más justa
en la que todas las personas sean bien-
venidas, aceptadas y respetadas por el
simple hecho de ser humanos. Por ello,
y a grandes rasgos, la voz ”Bioética
de/desde la diversidad funcional” tiene
las siguientes singularidades:
Fundamentos
Modelo teórico de la diversidad:
Estemodelooparadigmade ladiversidad
tiene como punto de partida la “digni-
dad inherente” (“dignidad intrínseca”),
a fin de que pueda integrar a todas
las realidades humanas con diversidad
funcional. Este nuevo enfoque rompe,
por tanto, con la clásica dicotomía (bio-
médica): discapacidad/capacidad. Ello
es fundamental para no dejar en los
márgenes a determinadas personas con
diversidad funcional, sobre todo cuando
no se pueden representar a sí mismas y
cuando sus “capacidades” pueden verse
seriamente restringidas a causa de la
propia diversidad funcional. La ética
cívica que fundamenta el modelo teórico
de la diversidad es una “ética mínima”
y, por tanto, deontológica: es la dignidad
inherente en diagonal desde la diversi-
dad como valor incuestionable de toda
vida humana (la revalorización de toda
vida humana en igualdad de términos),
tanto con o sin diversidad funcional,
como con otras diversidades humanas,
aquello que se convierte en referente
normativo del que partir y que nos sirve
de fundamento ético como deber. Es, en
consecuencia, una “Ética de la Justicia”
con aspiraciones universalistas en torno
a la igualdad en derechos, para todas
y todos.
Misma DIGNIDAD + mismo
VALOR + Igualdad en Derechos
. En
este sentido, Guibet-Lafave y Roma-
ñach Cabrero (2010) reflexionan muy
oportunamente sobre lo que denominan
como “Éticas (del reconocimiento) de la
Diversidad”, las cuales son presentadas
como el fundamento moral del Modelo
Teórico de la Diversidad.
Convención Internacional sobre los De-
rechos de las Personas con discapacidad
(ONU, diciembre 2006).
La Convención y su Protocolo Facul-
tativo entraron en vigor el 3 de mayo
de 2008 en el ordenamiento jurídico
español. Su propósito es asegurar el goce
pleno y en condiciones de igualdad de
todos los derechos humanos por todas
las personas con diversidad funcional.
Metodología:
de - constructiva +
reconstructiva. La diversidad funcio-
nal, en tanto que nueva “categoría
analítica”, sirve para llevar a cabo
un análisis crítico, en este caso, de
los discursos y las prácticas de la
bioética contemporánea, en donde
se establecen las líneas que no deben
continuar adelante porque pueden
atentar a los Derechos Humanos
de este colectivo; pero, sobre todo,
también para reconstruir nuevos
horizontes normativos que nos po-
sibiliten la incorporación del punto
de vista de la diversidad funcional
en el ámbito bioético.
Des-bio-medicalización
de la realidad
sociopolíticade ladiversidad funcional.
En este sentido, cabe resaltar que se
reconoce el uso instrumentalizado de
sus cuerpos y su reproducción como