Page 28 - SR79_decembre_2011_23

Basic HTML Version

28
/ Institut Guttmann
Josep Lluís Cleries
Conseller del Departament de Benestar Social
i Família de la Generalitat de Catalunya
Ingeniero industrial, diplomado en Función Gerencial en la Administración Pública por ESADE y diplomado en Desarrollo
Directivo en la Administración por el IESE, desde muy joven ha trabajado en el ámbito del tercer sector, con actividades
relacionadas con el tiempo libre de niños y jóvenes y, también, con el voluntariado.
¿Cómo se inició en la política?
Llegué a lapolíticadesde el asociacionismo
y el voluntariado. Desde muy joven, siem-
pre he estado muy vinculado a la defensa
de Catalunya y de la justicia social. A
partir de aquí nació mi compromiso con
la política. Fui director general de Acció
Cívica del Departamento de Benestar i
Família entre 1996 y 2003 y, anterior-
mente, en 1993, fui gerente del Institut
Català del Voluntariat (INCAVOL). De
2003 a 2010, fui diputado por CiU en
el Parlamento de Catalunya.
¿Cuáles fueron sus primeros contactos
con el mundo de la discapacidad?
Como director y monitor de actividades en
el tiempo libre (centro de ocio, colonias de
verano…), enmuchas de ellas participaban
chicos y chicas con alguna discapacidad.
¿Cree que la suma de experiencias que
usted ha vivido dentro del ámbito de
las asociaciones le ha proporcionado
un plus para ejercer su actual cargo?
Entré en el mundo de la política a tra-
vés del voluntariado. Y, por eso, puedo
afirmar en primera persona que el bien
común no es solo cosa de las Administra-
ciones, sino que es una responsabilidad
de todos. Si en una sociedad hay red,
hay capacidad para salir adelante y
para solucionar problemas, entonces
hay país y hay capacidad de respuesta.
Estome ha permitido, desde el primer día,
conocer el tejido asociativo de Catalunya.
Uno de los problemas más importantes
con los que se ha encontrado, y del que
ha hablado en diversos medios, ha sido
la gestión de la Ley de la dependencia.
¿Qué medidas está tomando su Gobierno
para avanzar en su aplicación y cuáles
son las principales y futuras líneas de
actuación previstas desde su departa-
mento en relación a esta Ley?
Hemos de tener en cuenta que partíamos
de una situación difícil y de un error de
concepto. Deberíamos hablar de “Ley de
Promoción de la Autonomía Personal” y
no de la “Dependencia”, ya que lo que
se pretende es que las personas vivan
con la máxima autonomía posible y no
como dependientes. Por eso, proponemos
un cambio de paradigma para pasar de
la cultura del subsidio a la cultura del
esfuerzo, poniendo a las personas en el
centro de las políticas sociales. ¿Y qué
significa esto? Pues que, si con la actual
ley tenemos que atender situaciones
diferentes (personas mayores, con disca-
pacidad, con enfermedades mentales…),
hemos de impulsar diferentes procesos de
integración y atención para cada uno, ya
que la ley no puede ser entendida como
un solo bloque. Se ha de diversificar
y hacer la atención a medida de las
necesidades de cada usuario.
Por otra parte, el Estado no destina la
financiación suficiente a Catalunya para
su aplicación. Las ayudas que fija el Go-
bierno central son idénticas para todas
las comunidades autónomas, cuando es
evidente que el coste del servicio no es
el mismo en todas partes. Si, además,
tenemos en cuenta que nos hemos en-
contrado importantes listas de espera, la
situación es realmente muy complicada.
No obstante, estamos trabajando para
poner orden y agilizar lagestión, y tramitar
las valoraciones y los Programas Indivi-
duales de Atención (PIA) que quedaban
pendientes de antes de 2011. También
hemos puesto en marcha la prestación
económica vinculada con la acreditación
de 4.500 plazas para que las personas
con derecho a prestación de servicio re-
sidencial, que no dispongan de una plaza
La Entrevista