Page 11 - SR79_decembre_2011_23

Basic HTML Version

Sobre Ruedas /
11
utilizar, el tipo de células, el perfil de
los sujetos a trasplantar, los beneficios
y riesgos de la técnica, etc.
Lamayoría de los trasplantes utilizados
se basan en la aplicación directa en el
lugar de la lesión o próximo a ella de una
pequeña cantidad de células en suspen-
sión a través de múltiples inyecciones.
Otras formas de administración que se
han ensayado son la introducción de
estas mismas células a través de la vía
intratecal o sistémica, con resultados,
sin embargo, muy cuestionables. Con
escasas excepciones, en el modelo de
lesión medular en animales pequeños,
como los ratones de experimentación, se
les ha trasplantado en las fases agudas,
durante la primera o segunda semana
después de la lesión, y son pocos los
estudios en modelos crónicos, debido
a la dificultad de mantener en vida los
animales después de provocarles una
grave lesión medular. A diferencia de
lo que sucede en humanos, donde los
estudios realizados en fases I y II, son
ensayos en pacientes crónicos con más
de un año de evolución y, por lo tanto,
los posibles beneficios de estas técnicas
son más difíciles de observar.
Con trasplantes celulares, vemos que
los tipos más utilizados son: células de
Schwann, células del bulbo olfatorio,
células progenitoras (adultas o em-
brionarias) y células mesenquimales.
Las ventajas y desventajas de cada
implante son conocidas y es probable
que, al final, se necesite una mezcla
de diferentes estirpes celulares para
obtener buenos o aceptables resultados.
En relación con las células de Schwann,
son, probablemente, lasmás estudiadas.
Se trata de células del sistema nervioso
periférico, formadoras de mielina, y
se ha visto que no solo son capaces de
remielinizar axones tras un trasplante
dentro de la médula espinal, sino que
forman un sustrato que permite cierta
regeneración axonal. Se conocen bien
los efectos beneficiosos tras el trasplante
en animales de experimentación; los
primeros estudios se fechan en 1981
con los trabajos de Duncan. Desde
entonces hasta ahora, la mayoría de
estudios se han realizado en ratones
adultos y se ha postulado la posibi-
lidad de utilizarlos en combinación
con fármacos neuroprotectores o con
factores de crecimiento.
La traslación clínica a humanos de estos
trabajos es aún difícil y se necesitan
muchos más ensayos preclínicos que
demuestren los posibles beneficios de
la técnica, antes de probarlos en hu-
manos. Las células de glía envolvente
de bulbo olfatorio han representado
una prometedora vía de investigación,
si bien se sabe que, según el origen
de la misma, nervio o mucosa, los
resultados han sido muy diferentes, así
como en función de las condiciones del
cultivo. Los resultados publicados, a
nivel de experimentación básica,
han sido muy interesantes; sin
embargo, su réplica en
humanos ha estado
muy cuestionada.
En relación a esta vía de investigación,
destacar el trabajo publicado por el
grupo de Lima, en Portugal, con mejo-
ras neurológicas presentadas en 11 de
20 lesionados crónicos (de más de 18
meses de evolución). Las críticas que ha
recibido este trabajo por parte de grupos
de expertos independientes, junto con
los diferentes resultados publicados en
la literatura a nivel básico, hacen que
este tipo de células, si bien representan
una buena vía de investigación, se mire
con cierta prudencia su transferencia
a humanos, vistas las discrepancias en
los resultados y la dificultad en repetir
las mejoras neurológicas conseguidas
por algunos autores. Como podemos
ver, solo hay publicado un trabajo con
células de glía envolvente de bulbo ol-
fatorio en pacientes con lesión medular
crónica y se necesitan más estudios
Investigación / Innovación | Investigación en neurorrehabilitación
Lo que sí queda claro es que los posibles efectos beneficiosos
de las terapias celulares serán multifactoriales y que no
pueden ser atribuidos únicamente a un solo mecanismo.