Page 4 - Sobre Ruedas - Revista 78

Basic HTML Version

Neurorrehabilitación
Funciones ejecutivas
y vida diaria
El término funciones ejecutivas hace referencia al conjunto
de funciones cognitivas que permiten el control consciente
del pensamiento y la acción, y que subyacen a toda actividad
que persigue un objetivo o meta. Igual que sucede con
otras funciones cognitivas, las funciones ejecutivas pueden
verse alteradas por diversas patologías neurológicas (p.
ej., traumatismo craneoencefálico, ictus, tumor cerebral o
enfermedades neurodegenerativas) y trastornos psiquiátricos (p.
ej., esquizofrenia, depresión o trastorno obsesivo compulsivo).
Agrandes rasgos, las personas con disfunción ejecutiva pueden
manifestar dificultades para iniciar actividades, problemas para
adaptarse a imprevistos, o bien actuar de forma impulsiva sin
pararse a pensar en las posibles consecuencias de sus actos.
Estos déficits repercuten, en última instancia, en la competencia
de la persona para llevar una vida independiente, autónoma
y socialmente adaptada, afectando no sólo al individuo sino
también a las personas más próximas, generando estrés e
inestabilidad en el medio familiar.
Funciones ejecutivas y córtex prefrontal
Las funciones ejecutivas son aquellas funciones cognitivas
que nos permiten controlar y regular las múltiples
actividades que conforman nuestro día a día. Desde
vestirnos o ducharnos hasta gestionar un pequeño negocio
o diseñar una campaña publicitaria, pasando por otras
actividades cotidianas como conducir, hacer la compra o
cocinar. Si bien estas actividades no parecen tener nada
en común, todas ellas son retos cotidianos, de mayor
o menor envergadura, que podemos superar gracias a
las funciones ejecutivas. Somos capaces de planificar y
organizar nuestro comportamiento a través del tiempo y
el espacio con el fin de cumplir con los objetivos que nos
hemos marcado; de cambiar planteamientos y adaptarnos
a circunstancias cambiantes; y de realizar el seguimiento
de nuestra conducta en curso. En síntesis, las funciones
ejecutivas posibilitan que hagamos lo correcto, en el
momento adecuado, siempre que sea necesario.
Las funciones ejecutivas han sido comparadas con el
director de una orquesta, el cual, si bien no toca ningún
instrumento musical, desempeña un papel importantísimo
en la ejecución de la pieza que la orquesta interpreta.
El director organiza, activa, centra, integra y dirige
a los diferentes grupos de músicos que componen una
orquesta para interpretar una determinada melodía.
Otra analogía ampliamente utilizada es la que equipara
las funciones ejecutivas con el director ejecutivo de una
gran empresa. Éste toma decisiones, coordina y guía
a la empresa, vigilando que se cumplan los objetivos
marcados y, en caso de no ser así, tomar las medidas
necesarias.
4
/ Institut Guttmann
Alberto García
Neuropsicólogo
Área NeuroPsicoSocial
Institut Guttmann
Vivimos inmersos en un entorno complejo y cambiante que nos exige constantemente planificar, organizar y monitorizar
múltiples actividades para poder afrontar con éxito nuestra vida cotidiana. Un éxito que está íntimamente ligado a las
denominadas funciones ejecutivas.