Page 14 - Sobre Ruedas - Revista 78

Basic HTML Version

14
/ Institut Guttmann
Nuevos abordajes
terapéuticos en el
dolor neuropático
Dolors Soler
Doctora en Psicología
Institut Guttmann
Por regla general, el dolor es un mecanismo adaptativo útil, un don que nos protege, no una pesadilla. Pero, a veces, el
mecanismo fracasa. Un 40% de personas con lesión medular desarrollarán dolor neuropático, un dolor que presenta una
variedad de síntomas y que puede percibirse como una sensación quemante, persistente o lancinante, muy desagradable,
localizado muchas veces en áreas del cuerpo en las que se ha perdido el control motor o la sensibilidad.
Puede ser moderado o intenso e interferir en las actividades
de la vida diaria y de funcionamiento físico, incluyendo,
además, alteraciones del sueño, síntomas de ansiedad
y/o depresión. Estos síntomas pueden repercutir, en el
transcurso del tiempo, en la percepción de bienestar
psicológico y calidad de vida.
A pesar de que se ha avanzado en la comprensión de los
mecanismos neurofisiológicos implicados en la aparición
de este dolor, y en el desarrollo de nuevos tratamientos
farmacológicos, su manejo adecuado continúa siendo
un problema común para los servicios de salud. Existen
varios tratamientos farmacológicos disponibles, pero
el control del dolor es difícil de conseguir y rara vez se
logra su erradicación total, siendo el objetivo principal
del tratamiento modificar su intensidad a un nivel más
tolerable. Se han publicado varios estudios que describen
que las medicaciones disponibles solo proveen alivio en
un 50% del dolor a un tercio de las personas con lesión
medular y dolor neuropático.
La dificultad en el manejo de este tipo de dolor puede estar
relacionada, en parte, con una falta de conocimiento sobre
cómo reacciona el sistema nervioso después de una lesión. La
literatura científica sobre el dolor ha investigado desde hace
años sobre los problemas asociados a la reorganización del
sistema nervioso después de una lesión. Una parte importante
de estos estudios ha centrado su interés en la contribución de
los mecanismos a nivel de la médula espinal. Sin embargo,
si repasamos las publicaciones relacionadas con las terapias
dirigidas a aliviar el dolor, empleando anestésicos locales o
intervenciones quirúrgicas destinadas a la médula espinal
y periferia, los resultados son poco consistentes y relativa-
mente pobres. Estas dificultades han sugerido que también
pueden existir mecanismos a nivel cerebral que tengan un
papel relevante en el dolor neuropático.
A fondo