Page 19 - Sobre Ruedas - Revista 77

Basic HTML Version

Sobre Ruedas - Institut Guttmann | 19
brinda para aprender datos nuevos sobre su
afectación y que podamos luego aplicarla a
otro enfermo. En ese sentido no solo tene-
mos que actuar de manera terapéutica, sino
realmente pedirle al enfermo que nos per-
mita, gracias a su generosa participación en
la investigación, experimentar para aprender
cosas nuevas y, de esa manera, ayudarle no
solo a él sino a los siguientes enfermos que
vendrán. Este proceso es ineludible si quere-
mos generar conocimiento y transferirlo. En
este aspecto, el Institut Guttmann es una ins-
titución puntera que busca constantemente
innovar y mejorar.Y esa ha de ser la punta
de lanza de las instituciones que quieran es-
tar a la cabeza a nivel internacional: la clave
está en ofrecer un trato asistencial excelen-
te y, al mismo tiempo, tener el privilegio de
contar con pacientes que estén dispuestos a
contribuir para ayudar a enfermos del resto
del mundo.
4
Antes ha apuntado el concepto de la
plasticidad del sistema nervioso. Con
su trabajo apor ta nuevos enfoques
a este concepto y al impacto que tiene
sobre las enfermedades neurológicas y su
recuperación. De esta manera, la medici-
na regenerativa empieza a posicionarse
como una seria alternativa. ¿Qué piensa
acerca de la posibilidad de estimular la re-
generación del sistema nervioso?
Cuando yo estudiaba, a pesar de que Cajal
ya lo había dicho de forma distinta, se pen-
saba que el cerebro era un órgano que
no reparaba células, que no se regenera-
ba, que no cambiaba. Pensábamos que el
único cambio que experimentaba era que
con los años se atrofiaba. Ahora sabemos
lo que Cajal ya sospechaba, que nada de
esto es cier to. Las personas nacen con
un sistema nervioso y empiezan a perder
neuronas desde el primer momento. De
hecho, pierdes más neuronas en los pri-
meros siete años de vida, que en el resto.
No es cier to que cuando te vas haciendo
mayor, vas perdiendo más células, de he-
cho, es justo al contrario.
El sistema nervioso es enormemente di-
námico, está continuamente cambiando.
Impor ta lo que piensas, impor ta lo que
acabas de hacer, impor ta lo que estás ha-
ciendo, porque el sistema nervioso está
cambiando continuamente.Y eso, ya solo
de por sí, es una razón de esperanza, por-
que quiere decir que, ante un daño cere-
bral, ante una lesión, el sistema nervioso
va a cambiar para intentar adaptarse a esa
lesión. Esos cambios pueden dar lugar a
síntomas negativos, a recuperaciones o, in-
cluso, a capacidades nuevas que uno antes
no tenía. Sabemos que el sistema nervioso
sigue generando neuronas toda la vida.
Hay células que se crean y que son capaces
de poner en marcha cascadas de actividad,
si logran colocarse en el sitio adecuado. Esas
células nuevas producen sustancias químicas
que hacen que las células existentes sean
más hábiles en establecer conexiones fun-
cionales con otras. En ese sentido, la regene-
ración del sistema nervioso y el reto de guiar
esas nuevas funciones de las células abren
otra vía más de esperanza. O sea, los cam-
bios de conexiones que ya existen pueden
ser capaces de promover una recuperación
tripa_SR77_FINAL.indd 19
24/5/1