Page 10 - Sobre Ruedas - Revista 77

Basic HTML Version

10
La historia cuenta que los inicios del depor te para personas con
discapacidad surgieron de la casualidad, de los infor tunios de las
guerras y de los desastres naturales pero, además, y por encima
de todas las eventualidades, de la buena voluntad de las personas
que tuvieron que empezar una nueva vida.
Durante los últimos años, las personas que han afrontado su vida
con diferentes limitaciones funcionales han visto una gran evolu-
ción a nivel social, estructural y, también, a nivel técnico.
A nivel social –y desde la época en que la práctica deportiva hos-
pitalaria servía a los ingresados como válvula de escape–, era este
un elemento primordial para dejar el hospital durante unas horas,
para evadirse de la presión que significaba tener que depender
de otras personas para realizar vida social. Posteriormente, se ha
impuesto la necesidad de estar pocos días en el hospital realizan-
do programas intensivos de rehabilitación, incluyendo en él pla-
nes de actividad física donde se mezcla movimiento con distintas
disciplinas de mantenimiento extrahospitalario en instalaciones
depor tivas convencionales.
El léxico ha vivido una transformación radical, desde términos
populares «handicap» o «minusválido», pasando por «discapaci-
dad» o «persona con discapacidad», hasta términos de reciente
implantación como «persona con necesidades especiales» o
«diversidad funcional».
A mediados del siglo pasado era difícil encontrar paseando por
las calles a personas en silla de ruedas o utilizando productos de
soporte porque «molestaban a la vista».A partir de eventos como
los Juegos Paralímpicos de Barcelona en 1992, y de numerosas
actividades de sensibilización, se han demostrado las capacidades
de las personas consideradas hasta entonces «diferentes».
En la actualidad, afor tunadamente es habitual ver pasear por la
ciudad, comprando o realizando actividades físico-deportivas en
gimnasios a personas con distinto nivel de funcionalidad, ejerciendo
sus derechos y también sus deberes como cualquier ciudadano.
A nivel estructural se ha producido una gran evolución tanto
en el plano arquitectónico como en el de las ayudas técnicas
o productos de sopor te. Desde los míticos edificios públicos
o gubernamentales con escaleras, sin ascensor, o con pasillos
completamente inaccesibles, pasando por bordillos y rampas
impracticables, hasta el
disseny per tothom
donde no solo las
personas con secuelas de lesiones neurológicas pueden acceder
sino también cochecitos de bebés, personas de edad avanzada o
con sobrepeso. En este sentido las instalaciones depor tivas, aun-
que algunas no totalmente, han hecho un esfuerzo notable para
minimizar las barreras arquitectónicas. Por otro lado, también
hay que resaltar la evolución que ha experimentado el mundo
de la ortopedia. Desde las sillas de ruedas de hierro pesadas, con
chasis rígidos y poco adaptadas a la persona y a su entorno, hasta
la silla y soportes técnicos ultraligeros y personalizados.
Con este entorno estructural ya no es extraño ver, en un mismo
polideportivo, personas en silla de ruedas, prótesis o adaptacio-
nes varias, practicando distintas disciplinas depor tivas junto con
otros deportistas.
Por último, a nivel técnico, se ha pasado del entrenador de equipo
de minusválidos, aquella persona que era todo bondad y altruismo,
Actividad Física
Evolución contextual de la actividad
física y el deporte en el mundo
de la gran discapacidad física
Dr. Josep Medina
Jefe de Rehabilitación Funcional
Institut Guttmann
tripa_SR77_FINAL.indd 10
24/5/1