Page 22 - Sobre Ruedas - Revista 75

Basic HTML Version

22
/ Institut Guttmann
o células madre neurales, al mismo tiempo que la adminis-
tración de moléculas como la condroitinasa o factores de
crecimiento, que promueven la plasticidad y la regeneración
axónica y han demostrado efectos sinérgicos. Una mejora
que podría potenciar los efectos del trasplante celular viene
dada por la manipulación génica de las células trasplantadas,
consistente en el trasplante de células modificadas genéti-
camente para la producción controlada de determinados
factores neurotróficos o de productos bloqueantes de los
inhibidores que se reexpresan tras la lesión. En este sentido,
se ha observado que el trasplante de glía que sobreexpresa
GDNF, BDNF o NT-3 favorece la regeneración axónica y,
parcialmente, la recuperación funcional.
Por otra parte, el trasplante celular suele realizarse mediante
microinyección en la zona de la lesión y el tejido medular adya-
cente. En el caso de lesiones crónicas en que se han desarrollado
cavidades císticas tabicadas por la cicatriz glial, se ha planteado
la conveniencia de emplear biomateriales, en forma de geles
o microestructuras, que actúen rellenando dichas cavidades,
además de ofrecer un soporte a las células trasplantadas. Estas
estrategias de ingeniería tisular revisten una mayor compleji-
dad, pero pueden suponer un avance si se consigue remedar la
compleja microestructura de la médula espinal.
Otros estudios proponen una combinación de terapia celular y
programas intensivos de rehabilitación, particularmente de la
función locomotora, lo que sería siempre necesario desde un
punto de vista clínico.
Perspectivas
Las lesiones medulares siguen un proceso fisiopatológico multi-
factorial para el cual no hay un tratamiento único que permita
la restauración total de la lesión. Muchos de los estudios ex-
perimentales en modelos animales están revelando resultados
prometedores, lo que ha generado grandes expectativas entre
los científicos y también entre los pacientes afectos sobre el
potencial de las terapias celulares en las lesiones de la médu-
la espinal. Sin embargo, para llegar a aplicar clínicamente
alguna de las terapias celulares ensayadas en el laboratorio,
es necesario resolver una serie de aspectos técnicos antes de
promover su traslación clínica. Algunos de estos aspectos hacen
referencia al riesgo de formación de tumores que suponen los
trasplantes, al rechazo inmunitario o a inesperados cambios
del fenotipo de las células injertadas. Otros aspectos que deben
considerarse son el estado de las células en términos de estadios
de diferenciación en el momento del trasplante. En definitiva,
es esencial definir perfectamente los protocolos de actuación
en cuanto a esterilidad, pureza, potencialidad, identidad, es-
tabilidad, seguridad y eficacia. Otras cuestiones aún abiertas
se refieren al método de trasplante y a la fase posterior a la
lesión en que pueden recomendarse.
La opinión mayoritaria entre los investigadores sobre lesiones
de médula espinal es que deben realizarse más estudios expe-
rimentales en modelos animales, fundamentalmente para:
H
Aclarar las diferencias de los resultados experimentales entre
laboratorios independientes, atribuidas a orígenes celulares
distintos, así como a metodologías desiguales;
H
Replicar los resultados positivos de otros laboratorios inde-
pendientes del primero;
H
Utilizar modelos de lesión clínicamente relevantes, espe-
cialmente modelos crónicos;
H
Desarrollar, de forma específica, terapias combinadas
con otros tratamientos, como terapias farmacológicas o de
rehabilitación.
En los últimos años la comunidad científica ha enunciado unas
líneas generales de recomendación de la metodología idónea
que debe seguirse en los ensayos clínicos futuros, ya que se
ha planteado el paso a la fase de ensayo clínico de algunas de
las terapias celulares más prometedoras. Las dificultades de
la traslación clínica en las lesiones medulares son importan-
tes. A título de ejemplo, cabe destacar que, durante el 2009,
en Estados Unidos, uno de los primeros ensayos clínicos con
trasplante de células en lesionados medulares (de progenitores
de oligodendrocitos derivados de células madre embrionarias,
promovido por la empresa Geron), que había sido aprobado
por la FDA (Food and Drug Administration), tras analizar un
extenso informe de datos experimentales fue pospuesto por
razones de seguridad. Tampoco pudo finalizarse el ensayo clí-
nico de trasplante de macrófagos activados que, tras superar
la fase I de seguridad, se inició en fase II en centros de Israel
y Norteamérica (Procord Clinical Trial) y fue suspendido por
problemas económicos. A pesar de tales dificultades, son
necesarios más estudios clínicos controlados y monitorizados
para avanzar hacia la aplicación de las terapias experimen-
tales en la clínica. Así, diferentes estudios se han encaminado
a demostrar la seguridad de los trasplantes en pacientes, con
resultados esperanzadores que han de servir para diseñar en-
sayos clínicos eficaces.
SR
BIBLIOGRAFIA
Bunge MB, Pearse DD. Transplantation strategies to promote repair of
the injured spinal cord. J Rehabil Res Dev 2003; 40: 55-62.
Bunge MB. Novel combination strategies to repair the injured mammalian
spinal cord. J Spinal Cord Med 2008; 31: 262-9.
Coutts M, Keirstead HS. Stem cells for the treatment of spinal cord
injury. Exp Neurol 2008; 209: 368-77.
David S, Lacroix S. Molecular approaches to spinal cord repair. Annu
Rev Neurosci 2003; 26: 411-40.
Ronaghi M, Erceg S, Moreno-Manzano V, Stojkovic M. Challenges of
stem cell therapy for spinal cord injury: human embryonic stem cells,
endogenous neural stem cells, or induced pluripotent stem cells? Stem
Cells 2010; 28: 93-9.
Schwab JM, Brechtel K, Mueller CA, et al. Experimental strategies
to promote spinal cord regeneration – an integrative perspective. Prog
Neurobiol 2006; 78: 91-116.
Tator CH. Review of treatment trials in human spinal cord injury: issues,
difficulties, and recommendations. Neurosurgery 2006; 59: 957-82.
Tetzlaff W, Okon EB, Karimi-Abdolrezaee S, et al. A systematic review of
cellular transplantation therapies for spinal cord injury. J Neurotrauma
2010; Epub April 20.
Thuret S, Moon LD, Gage FH. Therapeutic interventions after spinal cord
injury. Nat Rev Neurosci 2006; 7: 628-43.
Investigación / Innovación