Page 16 - Sobre Ruedas - Revista 75

Basic HTML Version

16
/ Institut Guttmann
Terapia celular para
la reparación de las
lesiones de la médula
espinal
Xavier Navarro
Grupo de Neuroplasticidad y Regeneración, Instituto
de Neurociencias y Departamento de Biología Celular,
Fisiología e Inmunología, Universitat Autònoma de Barcelona.
Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades
Neurodegenerativas (CIBERNED).
Institut Guttmann.
Investigación / Innovación
La lesión traumática de la médula espinal causa una pérdida
de funciones motoras, sensoriales y autonómicas por debajo
del nivel de la lesión, dejando parapléjicos o tetrapléjicos a los
sujetos que las padecen. Los déficits funcionales provocados por
la lesión medular se mantienen de por vida, ya que la ausencia
de regeneración en el sistema nervioso central (SNC) hace
que las vías espinales queden interrumpidas indefinidamente.
Esta ausencia de regeneración no se debe a la incapacidad
intrínseca de la prolongación de las neuronas que transmiten
los impulsos nerviosos (axones) del SNC para crecer, ya que
éstos generan brotes tras una lesión y son capaces de crecer a
través de implantes de nervio periférico. Por otra parte, sólo
un número relativamente pequeño de neuronas de la médula
espinal muere inmediatamente como consecuencia directa
del traumatismo. Sin embargo, un fenómeno más insidioso,
denominado muerte neuronal secundaria, extiende la pérdida
de células en el tiempo y en el espacio y es responsable de la
muerte de muchas más neuronas que la lesión primaria (figura
1). Así, pues, los dos problemas fundamentales asociados a las
lesiones de la médula espinal son la muerte neuronal secundaria
y la formación en la zona afectada de un ambiente inhibitorio
de la regeneración axónica.
La neurociencia reparativa, que busca restituir las funciones
neurales de la médula espinal por debajo de los segmentos le-
sionados, debe plantearse hoy en día como complemento de la
neurorrehabilitación convencional, que tiende a concentrarse en
la mejoría de las funciones residuales y en la adquisición de habi-
lidades compensatorias. Empleando una variedad de estrategias,
puede ser factible mejorar las disfunciones del sistema nervioso
de forma que se derive un beneficio clínico para el paciente, ya
que, probablemente, ningún tratamiento aislado por sí sólo tiene
expectativas de llegar a conseguir la curación.
El conocimiento de los mecanismos celulares y moleculares
de los procesos degenerativos que se suceden después de una
lesión medular ha permitido abordar tres tipos de estrategias
en terapia celular (figura 2):
H
Neuroprotectora, para preservar o modular el daño generado
durante la fase secundaria de la lesión;
H
Regenerativa, que permita crear un ambiente propicio para
la regeneración axónica de las neuronas;
H
Restitutiva de las neuronas dañadas, ya sea por trasplante celular
o favoreciendo la neurogénesis endógena de la propia médula.
Joaquín Hernández
Grupo de Neuroplasticidad y Regeneración,
Instituto de Neurociencias y Departamento de Biología Celular,
Fisiología e Inmunología, Universitat Autònoma de Barcelona.