Page 6 - Sobre Ruedas - Revista 73

Basic HTML Version

/ Institut Guttmann
Es clara la indicación de tratamiento ante una fístula urinaria,
cuando las medidas conservadoras y la derivación de la orina
mediante sondas o catéteres no logran subsanarla. En general,
son intervenciones complejas y no es rara la participación de
tejidos blandos, músculos o hueso, así como la posibilidad de
reincidencia del problema.
En los últimos años, se incorporó el uso de la toxina botulínica
como relajante de la musculatura lisa (vejiga) o estriada (esfínter
uretral), en el manejo de la incontinencia urinaria. La infiltración
endoscópica del detrusor (músculo vesical) puede aumentar su
capacidad, mitigar las contracciones y permitir, entre otras
técnicas, el uso de los cateterismos intermitentes. La infiltración
del esfínter uretral contribuirá al mejor vaciado de la vejiga, al
disminuir los efectos de la disinergia vesicoesfinteriana, dismi-
nuyendo, también, la práctica de esfinterotomías endoscópicas,
intervenciones que siempre implican mayores riesgos, así como
ingresos hospitalarios. El manejo de la toxina es, prácticamente,
salvando distancias geográficas, de uso ambulatorio.
Y, por último, mencionaremos dos técnicas que van encaminadas
a la mejor fijación del colector urinario externo, en casos de pene
retráctil: la cavernosopexia y la plastia del ángulo penoescrotal,
que, ocasionalmente, se combinan para procurar una mayor
superficie de contacto entre la parte adhesiva del colector y la
piel. Su práctica es, también, generalmente ambulatoria.
Cabría añadir las técnicas de neuromodulación o los electroes-
timuladores sacros (SARS), que no detallaremos porque ya
ocuparon un capítulo en números anteriores de esta revista.
Métodos de control
En esta parte final, citaremos los diferentes métodos que se emplean
en el control de la incontinencia urinaria, todos ellos con el intento
de minimizar, al máximo, su repercusión social o higiénica.
H
Cateterismo y autocateterismo intermitente:
técnica intro-
ducida por Sir Ludwig Guttmann en 1949, practicándose en
condiciones de esterilidad, en el tratamiento de la vejiga de
los pacientes con lesión medular. En 1966 pone de manifiesto
las ventajas respecto de la sonda vesical permanente o la son-
da suprapúbica. En 1972, Lapides introduce el concepto de
cateterismo no estéril o limpio, muy difundido aún hoy en día
en lugares con fuerte condicionamiento socioeconómico. Esta
técnica permite el vaciado periódico de la vejiga, evitando la
presencia del cuerpo extraño que representa la sonda perma-
nente y, con ello, reduce la presencia de infección urinaria o
de cálculos en la vejiga. Es la técnica de elección en el manejo
de la vejiga neurógena de los lesionados medulares. Precisa de
una cierta reducción de la ingesta hídrica (ingerir no más de 1
litro de líquidos al día), para lograr vaciados de 300 a 350 ml,
en 3 o 4 ocasiones al día, con un límite práctico de 6.
Las complicaciones generadas por el cateterismo intermitente son
las derivadas del paso de las sondas por la uretra y consisten en
las infecciones urinarias, las falsas vías uretrales, la presencia de
sangre en la orina o las estenosis de uretra, aunque, con los nuevos
materiales y los conceptos de sonda lubricada o prelubricada de
baja fricción, se han logrado minimizar considerablemente.
H
L
a sonda vesical permanente
aunque, hoy en día, se considera
una solución poco válida, representa a veces la única opción,
ante pacientes de movilidad muy reducida, con gran espasti-
cidad, dolor a la manipulación, o bien como medida temporal
ante desplazamientos a zonas poco accesibles. Los riesgos son
los enumerados con anterioridad pero, sobre todo, infección
y litiasis. En el hombre, las compresiones de la uretra pueden
generar estenosis, divertículos y desgarros, muy frecuentes a
nivel del meato urinario (hipospadias traumático). Si la colo-
cación es inadecuada o bien el globo de retención de la sonda
es expulsado a la uretra, por un tirón en general, éste puede
crear una lesión por decúbito interno y, al final, un absceso o
fístula urinaria. También el empleo de la silicona en este tipo
Riñón
Vejiga
Uréter
Uretra
Próstata
SISTEMA URINARIO FEMENINO
SISTEMA URINARIO MASCULINO
Neurorrehabilitación