Page 29 - Sobre Ruedas - Revista 73

Basic HTML Version

Sobre Ruedas /
29
Juan Guzmán
info@jgayudas.com
hecho de atender a pacientes en centros geriátricos, hospita-
les, clínicas, etc., te da la posibilidad de interrelacionarte con
multitud de profesionales sanitarios, familiares y pacientes.
Estos desplazamientos los realizo normalmente con mi propio
coche, para no aventurarme a realizarlos o programarlos en
transporte público, dado que el día a día te lleva a continuos
cambios difícilmente programables para mí.
Diariamente, tenemos demandas de valoración o asesoramien-
to sobre la venta de ayudas técnicas y órtesis de pacientes o
profesionales sobre los productos más adecuados o necesarios,
repartiendo con el resto del equipo las tareas diarias. También
programo trabajos a realizar durante la semana, mes o año,
como pueden ser visitas comerciales, cursos, publicidad, asis-
tencia a ferias, congresos, etc.
El trabajo y, más que nada, la actividad diaria, la convivencia,
la relación y la constante demanda de soluciones en la actividad
que ejerzo, me mantienen en buena forma física y psíquica, ya
que no hay un día igual en este trabajo. Además, atendemos a
diferentes pacientes, familias y profesionales, con una dispa-
ridad de temas relacionados con personas con discapacidad o
movilidad reducida, que, a la vez, tienen diversas patologías,
necesidades, demandas o economías diferentes.
Soy consciente de que la mejor terapia para mantenerse útil es
trabajar. Sin embargo, creo que, a medida que pasa el tiempo
y tienes una edad, van apareciendo patologías y problemáticas
relacionadas con tu discapacidad que van minando o menguando
nuestro ritmo de actividad, mermando las horas dedicadas y
el compromiso en la actividad que ejercemos. La jubilación a
los sesenta y cinco años es un camino demasiado largo para
las personas que padecemos una gran discapacidad. De todas
formas, en el futuro, si puedo, me plantearé emplear menos
horas en el trabajo y dedicar parte de mi tiempo libre a ayu-
dar a otras personas con discapacidad. Sobre todo, a entrar
en el mundo laboral, deportivo o de formación, en los cuales
puedan desarrollar actividades que sirvan para satisfacer y
mejorar su calidad de vida.