Page 8 - Sobre Ruedas - Revista 72

Basic HTML Version

/ Institut Guttmann
Neurorrehabilitación
pinzar la sonda o taparla. Si no hay
contraindicación, después de la admi-
nistración de la dieta procederemos a
administrar la medicación debidamente
triturada. Al finalizar la administración,
es necesario limpiar la sonda pasando
entre 50 y 100 cc de agua. Después de
la administración, el paciente ha de
mantenerse incorporado, como mínimo,
30 minutos. Se recomienda, además,
no administrar demasiada agua con
la dieta para facilitar la digestión
y evitar la sobredistensión gástrica,
teniendo en cuenta que el agua se ha
de administrar entre las comidas, entre
1,5–2 litros durante todo el día.
Al terminar, hay que limpiar la jeringa
con agua y jabón y después esparcirla
bien, secar y guardar para la siguiente
toma.
H
Higiene bucal:
a pesar de que toda
la comida se administra por la sonda gástrica, siempre es
muy importante cuidar la limpieza de la boca, como mínimo,
dos veces al día, por la mañana y por la noche, cepillando los
dientes y la lengua con un cepillo suave o un depresor con una
gasa con solución antiséptica. Siempre se hará con el cepillo
o la gasa bien escurrida para evitar que el paciente trague la
solución o haga una broncoaspiración y, si los labios se resecan,
se puede aplicar crema de cacao o vaselina.
Crisis comicial
Una crisis comicial o crisis epiléptica es una manifestación
clínica que puede aparecer de manera brusca e inesperada en
aquellas personas que han sufrido un traumatismo craneoen-
cefálico o algún problema cerebral no traumático.
¿Qué ha de hacer durante una crisis?
Mantener la calma y no
asustarse, avisar al servicio de urgencias, evitar que la persona
se pueda hacer daño con el mobiliario más próximo, mantenerla
de lado, facilitando la respiración, intentar mantener la vía aérea
abierta con algún objeto que no le produzca lesiones, como un
tubo de Guedel o un rollo de venda y, si dispone de medicación,
administrársela según la pauta de su médico.
¿Qué ha de hacer después de una crisis?
Dejar reposar a la per-
sona en la cama, no dar de beber ni de comer inmediatamente
por la boca, observar cómo se encuentra y si notamos cambios
respecto a antes de la crisis, así como recordar el tiempo que
ha durado la crisis, cómo ha empezado y todo aquello que crea
importante comentar a su médico.
Recomendamos que debe tener en casa:
un tubo de Guedel para
facilitar la respiración durante una crisis y medicación según
recomendación de su médico.
Es normal que durante la crisis se produzca relajación de es-
fínteres y que el paciente se encuentre más cansado después.
Disreflexia
Síndrome caracterizado por un incremento abrupto y marcado
de la presión arterial, que se da más frecuentemente en lesiones
medulares por encima del nivel dorsal 6 (D6). Los síntomas más
importantes y que hay que tener en cuenta son: cuadro súbito
de cefalea pulsante, congestión nasal, sudoración y enrojeci-
miento de la piel por encima del nivel de lesión, sensación de
inquietud y temblor.
Nos podemos encontrar: latidos del corazón más lentos (bradi-
cardia) y elevación de la presión sanguínea de 20 a 40 mmHg
por encima de lo normal para el paciente. Las causas más
frecuentes son retención urinaria, infección, estreñimiento
excesivo (excremento duro y seco), úlceras por presión y uña
encarnada. La actuación más inmediata para tratar de frenar
estos síntomas consiste en sentarse y levantar la cabeza (acción
que hace descender la presión arterial) y retirar cualquier presión
que tenga el cuerpo. Si es portador de sonda, hay que revisar
además que el drenaje sea correcto, la posible obstrucción de
la sonda y si la bolsa de orina esta llena. Si se realiza catete-
rismos, debe vaciarse la vejiga y ,si los síntomas son producidos
por estimulación rectal, suspenderla de inmediato.
Prevención de las olas de calor
Como cada verano con la llegada del calor, y en especial, algunos
días en la que se acentúa la situación meteorológica de riesgo
por ola de calor, insistimos en dar unos consejos prácticos tanto
a pacientes como a sus familiares para paliar los efectos que
puedan tener en nuestros pacientes.
Tenemos que estar alerta en estos días si: fiebre muy alta, dolor
de cabeza, convulsiones, somnolencia y pérdida de conocimien-
to, ya que pueden ser síntomas de que se está padeciendo un
golpe de calor.