Page 6 - Sobre Ruedas - Revista 72

Basic HTML Version

/ Institut Guttmann
Neurorrehabilitación
Las recomendaciones que realizamos, tanto al paciente como
a la familia, son: control de la ingestión de agua, 1,5 litros al
día, para evitar distensiones de la vejiga y prevenir la infec-
ción de orina por retención; el volumen aconsejable de orina
en cada cateterismo intermitente es entre 200 y 300 cc; antes
del cateterismo intermitente, realizar prensa abdominal para
favorecer el vaciamiento espontáneo y realizar higiene diaria
de los genitales con jabón para no alterar la flora natural de
la piel y prevenir infecciones.
Nutrición
La educación que damos en alimentación está enfocada en dos
líneas, una dirigida a los pacientes con lesión medular y otra a
los pacientes con daño cerebral, unidas pero con características
bien diferenciadas.
Alimentación en lesión medular
Las recomendaciones dietéticas que damos en la lesión me-
dular tienen como objetivo aportar un número adecuado de
calorías, evitando tanto la malnutrición como la obesidad, así
como una cantidad adecuada de proteínas y micronutrientes
que permitan conseguir una mejor capacidad funcional en los
pacientes y prevenir las complicaciones médicas asociadas.
Las más frecuentes son:
H
Vejiga neurógena:
la lesión medular induce reflujo, retencio-
nes urinarias, incontinencia y formación de cálculos renales,
debiendo realizar una ingesta de líquidos abundantes para diluir
la orina en la medida de lo posible.
H
Intestino neurógeno:
aparece una disminución del peristal-
tismo y del tono del esfínter anal, lo que conllevará, por una
parte, la programación de la evacuación, utilizando la estimu-
lación digital y administrando laxantes si fuera necesario y,
por otra parte, seguir una dieta rica en fibra con un aumento
de los líquidos.
H
Úlceras por presión:
el riesgo de padecerlas aumenta debido
a la inmovilización, a un menor riego sanguíneo, a la pérdida
de sensibilidad, a la presión y a la obesidad potencial. Además
de los adecuados cuidados de la piel, aconsejamos una dieta
rica en proteínas y un incremento de alimentos con abundancia
de vitamina C y zinc.
Alimentación en daño cerebral
Muchas de las personas con daño cerebral no pueden consumir
de manera espontánea nutrientes por la boca. Se ha observado
que sobre un 30% o más de los individuos con daño cerebral
sufren dificultad o imposibilidad de tragar (disfagia), causada
por alteraciones neurológicas en el control de la deglución, así
como factores conductuales. La primera acción que debe llevarse
a cabo es el establecimiento de una vía de alimentación segura,
con el fin de evitar la broncoaspiración debida a la disfagia
neurogénica característica de este tipo de patología, por lo que,
generalmente, van a ser alimentados por sonda nasogástrica
o sonda de gastrostomía. Por tanto, uno de nuestros objetivos
de la educación sanitaria en alimentación para este tipo de pa-
cientes y su familia es que sepan reconocer las dietas especiales
que toma el paciente por la disfagia, los tipos de alimentos, la
consistencia de los líquidos y las medidas posturales individua-
lizadas que mejoran la deglución en cada caso.
Los problemas de alimentación más comunes en este tipo de
pacientes son la dificultad para masticar y tragar carnes o
alimentos proteicos, la baja tolerancia a líquidos muy fluidos,
la inadecuada ingestión de micronutrientes, las alteraciones del
estado de conciencia que dificultan la capacidad de autoali-
mentarse y el estreñimiento, deshidratación y desnutrición. Por
tanto, las modificaciones de la dieta deben individualizarse según
el tipo de disfunción y en función de la capacidad de masticar
y deglutir de cada persona, garantizando, al mismo tiempo,
que siga siendo apetecible y nutricionalmente adecuada para
cubrir las necesidades del paciente a pesar de los cambios que
se indiquen. Podrá variar desde líquida hasta sólida, pasando
por diferentes texturas.
La deglución de líquidos de consistencia fina (agua, zumos,
caldo) exige la máxima coordinación y control; si el sujeto
tiene disfagia para este tipo de líquidos, se deben de cubrir las
necesidades hídricas con sólidos y alimentos espesos. Otra buena
opción es incorporar a estos líquidos un espesante comercial,
con el que podemos conseguir las texturas más adecuadas en
cada caso.
Los alimentos de buen sabor, muy calientes o muy fríos, estimulan
mejor el reflejo de deglución que los tibios. Asimismo, se deberá
evitar la ingesta de bebidas alcohólicas o carbonatadas.
Las raciones deben ser pequeñas y frecuentes si la fatiga y la
saciedad temprana constituyen un problema.
El estreñimiento es un problema común en los pacientes con
poca movilidad e insuficiente aporte de líquidos. La dieta deberá
ser rica en fibras mediante la incorporación de legumbres, fru-
tas y verduras. Si es necesario, también se pueden incorporar
suplementos de fibra en la alimentación. Y, para completar
la nutrición oral, pueden usarse suplementos nutricionales
líquidos o tipo natillas existentes en el mercado. Además, se
deberá mantener una buena higiene bucal lavándose los dientes
después de cada comida con un dentífrico suave y un cepillo
blando y añadiendo un enjuague con un antiséptico o agua con
bicarbonato.
Administrar la dieta por una sonda gástrica
Una vía de alimentación segura, con el fin de evitar la bron-
coaspiración debida a la disfagia neurogénica, es la colocación
de una sonda gástrica que se instala directamente desde el
exterior al interior del estómago, a través de un orificio de la
piel (estoma).
H
Administración de la dieta:
el paciente ha de estar sentado o
incorporado en la cama siempre entre 30º y 60º y al manipular
la sonda tener cuidado de no dar tirones. Antes de administrar
la dieta, si es necesario, debe verificarse que no haya contenido
gástrico abundante de la toma anterior. Con este fin, se aspira
con una jeringa a través de la sonda: si hay resistencia es que el
estómago está vacío y si hay menos de 100 cc no se considera
retención. A continuación, administraremos la dieta lentamente
a través de la jeringa y, para evitar la entrada de aire cuando
desconectemos la jeringa para volverla a cargar, es necesario