Page 34 - Sobre Ruedas - Revista 72

Basic HTML Version

Experiencias
25 años de Vida Independiente en Suecia
Las jornadas internacionales de “25 años de Vida Independiente en Suecia” tuvieron lugar los días 28 y 29 de noviembre
de 2008 en Estocolmo. Asistieron más de 120 participantes, además de alrededor de 60 asistentes personales procedentes
de 20 países. La temática se centró en dar a conocer y evaluar los logros conseguidos en Suecia por el movimiento de Vida
Independiente, así como en otros países de Europa y en otras partes del mundo, y plantear los retos y perspectivas de futuro
en la lucha por los derechos civiles de las personas con diversidad funcional.
Las jornadas internacionales de
“25 años
de Vida Independiente en Suecia
” tuvieron
lugar los días 28 y 29 de noviembre de
2008 en Estocolmo. Asistieron más de
120 participantes, además de alrededor
de 60 asistentes personales procedentes de
20 países. La temática se centró en dar a
conocer y evaluar los logros conseguidos
en Suecia por el movimiento de Vida
Independiente, así como en otros países
de Europa y en otras partes del mundo, y
plantear los retos y perspectivas de futuro
en la lucha por los derechos civiles de las
personas con diversidad funcional.
Kerstin Nilsson, la vicepresidenta de STIL,
la primera Cooperativa Sueca de Vida
Independiente relacionada con servicios
de asistencia personal, dio la bienvenida
a las jornadas, que contaron, en la sesión
inaugural, con la presencia del ministro
de Asuntos Sociales, Ulrik Lindgren, con
Adolf Ratzka, pionero del movimiento de
Vida Independiente no sólo en Suecia sino
en toda Europa, y con Bengt Westerberg,
ministrodeAsuntosSociales en la legislatura
1991-1994 en Suecia cuyo compromiso
personal permitió que, a pesar de la recesión
que vivía en aquellos momentos el país, se
llevara a cabo la reforma legislativa que
reconoció la asistencia personal y el pago
directo a través del sistema de la segu-
ridad social como un derecho para todas
aquellas personas con diversidad funcional
y necesidad de apoyos en la vida diaria.
El reconocimiento de este derecho supuso
una gran victoria para el aún incipiente
movimiento de Vida Independiente sueco,
como señaló Adolf Ratzka.
Tras la sesión inaugural, representantes
de las cooperativas de Estocolmo (STIL)
y Gotemburgo (GIL), de la asociación
JAG y del Instituto de Vida Independiente
(ILI), expusieron la situación actual del
movimiento de Vida Independiente sue-
co, inspirado y desarrollado a partir del
modelo presentado en la primera jornada
sobre Vida Independiente en Estocolmo
en 1983. Ésta fue organizada por Adolf
Ratzka y se toma como punto de partida
de este movimiento en Suecia. Contó con
la colaboración de ponentes del movi-
miento de Vida Independiente de Estados
Unidos y el Reino Unido, alguno de los
cuales estaba presente tras 25 años en
estas jornadas, quienes introdujeron los
principios fundamentales del movimiento
y la asistencia personal como una herra-
mienta fundamental. Tras la exposición,
los ponentes coincidieron en que los retos
de futuro se centraban en la necesidad de
dar un paso más en el desarrollo de este
movimiento, retomando la iniciativa en
el debate público, ampliando la influen-
cia actual a otras áreas de la sociedad y
atrayendo a las nuevas generaciones que
ya han crecido con asistencia personal
como un derecho garantizado.
Pero, para diseñar estrategias futuras, no
debe olvidarse el impacto del movimiento
de Vida Independiente en la sociedad
sueca, como se expuso en la siguiente
mesa redonda. No pueden obviarse las
características del sistema de bienestar
sueco, ni la resistencia proveniente de
organizaciones relacionadas con la diver-
sidad funcional y otros agentes implicados.
Aun así, el movimiento logró entrar en el
sistema del bienestar, seguramente, por
un lado, por una creciente visión crítica
sobre el monopolio del sector público y
la falta de elección del individuo durante
los 80 y, por el otro, por la firme apuesta
política por las ideas del movimiento que
hizo Bengt Westerberg en la política
La sociedad discapacita a las personas y tanto la accesibilidad
como la autodeterminación son necesarias para alcanzar una
plena participación.
34
/ Institut Guttmann