Page 8 - Sobre Ruedas - Revista 71

Basic HTML Version

8
/ Institut Guttmann
Neurorrehabilitación
Jose Mª Tormos
Coordinador Investigación
Institut Guttmann
Robótica, realidad
virtual y rehabilitación
Personalización, eficacia, eficiencia
y... diversión
El señor P. y la señora M. no se conocen
mucho, coinciden cada día para dar un
paseo, aunque lo hacen por separado. De
hecho, la señora M. comienza a andar
justo cuando finaliza el señor P. Los dos
han sufrido lesiones en su sistema nervioso
que les han ocasionado una alteración de la
marcha. En un caso fue un accidente de coche
inesperado e inoportuno. En el otro, una
caída accidental en la que la cabeza recibió
el impacto más fuerte. Los dos comienzan
a dar sus primeros pasos, una vez que son
capaces de mantener el equilibrio, al ponerse
de pie, ayudados por sistemas robóticos. El
robot les aporta el impulso necesario para
cumplir su objetivo, andar.
La lesión que sufrieron ha alterado la es-
tructura de su sistema nervioso y, por eso,
éste no es capaz de controlar de manera
eficaz el movimiento de las extremidades
para alcanzar los objetivos deseados.
Sin embargo, su sistema nervioso, aun
estando lesionado, continúa manteniendo
la capacidad de modificar su patrón de
conexiones a partir de la experiencia y
de adquirir nuevas funciones que ayuden
a recuperar o compensar la capacidad
alterada. Esta capacidad se conoce con
el nombre de plasticidad y constituye el
principio neurobiológico sobre el que se
fundamenta la neurorrehabilitación.
Pero, ¿qué significa que nuestro cerebro
(sistema nervioso) es “plástico”? ¿Qué
importancia tiene esto en la rehabilitación?
Y, sobre todo, ¿qué papel juegan en todo esto
los sistemas robóticos? La plasticidad no es
una característica exclusiva de los seres hu-
manos, ni de losmamíferos. Por el contrario,
es un fenómeno presente en la mayoría de
los seres vivos y un elemento fundamental
en la evolución de las especies.
El cambio de postura del girasol, orientán-
dose hacia los rayos del sol, la capacidad
de responder, de modificar su comporta-
miento, su estructura más íntima, incluso
su composición, en función de los cambios
que acontecen en su entorno, es aquello
que diferencia los seres vivos, animados,
de los inanimados. Esta capacidad, según
nos explicaba Darwin, permite explicar
la evolución de las especies a partir de
cambios en la capacidad de respuesta.
Algunos cambios van a dar lugar a res-
puestas distintas, dentro de un repertorio
determinado; otros pueden, incluso, modi-
ficar la apariencia de los seres y el tipo de
respuestas que pueden dar ante un mismo
estímulo. La expresión de esta capacidad
en el sistema nervioso se conoce con el
nombre de “plasticidad neuronal”.
En el ser humano, y los animales en general,
el sistema nervioso es el responsable de
la función de relación con el medio que
nos rodea. Es el responsable de recoger
la información sensorial que nos llega
del exterior e integrarla para elaborar
respuestas motoras. Según esta teoría,
todos y cada uno de nuestros actos son la
consecuencia de los estímulos que recibimos,
externos (luz, sonido, tacto, temperatura,
etcétera) e internos (hambre, sed, frío,
enfado, euforia, etcétera), integrados con
nuestra experiencia, fruto, a su vez, de los
estímulos recibidos en el pasado.
Sin embargo, el resultado de lo que somos no
es tan sencillo. Cada ser humano nace con una
mochila de experiencias, que va llenando con
las experiencias transmitidas en lamedida que
maduramos. En relación a las experiencias,
nuestro sistema nervioso tiene dos funciones
fundamentales. Una, la de elaborar nuestras
propias respuestas a los estímulos que nos
llegan del exterior. Otra, la de representar
las experiencias de otros, sus movimientos,
sus reacciones, como propias. Para ello, el
sistema tiene una serie de circuitos, formados
por un tipo especial de neuronas, las neuronas
en espejo. Este sistema es el fundamento del
aprendizaje por imitación. De este modo, la
adquisición de patrones motores no parte
del ensayo y el error entre todas las combi-
naciones de movimientos posibles, sino de la
capacidad de reproducir con éxito patrones
de movimientos observados, como un modelo
de interacción con cada objeto. Esta función
es intrínseca en nuestro sistema nervioso y
es el principal ingrediente del aprendizaje de
patrones motores.
El señor J. pasa bastante tiempo muy cerca
de donde M. y P. realizan sus ejercicios,
Cada persona es un mundo aparte a la hora de encarar un proceso de rehabilitación y, aunque existen protocolos y pautas
comunes, el objetivo de los terapeutas es hallar, en cada caso, las formas y herramientas más eficientes y eficaces para
afrontar las actividades diarias y lograr, en la medida de lo posible, que resulten amenas y entretenidas.