Page 4 - Sobre Ruedas - Revista 70

Basic HTML Version

4
/ Institut Guttmann
Disfunción intestinal
secundaria
a lesión
medular
La médula espinal constituye la vía principal a través de la cual el cerebro recibe y envía información al resto del organismo. Su
lesión provoca una parálisis muscular y ausencia de sensibilidad por debajo del nivel de lesión, falta de control voluntario del
esfínter vesical y rectal y alteraciones de la sexualidad. La alteración de los esfínteres, tanto el urinario como el rectal, tiene un
impacto muy importante en la calidad de vida de la persona afectada. Así como a la disfunción urinaria se le ha prestado mu-
cha atención, debido a las importantes complicaciones que puede comportar (infecciones de orina, litiasis renal, insuficiencia
renal...), la función intestinal ha sido menos estudiada. Por este motivo dedicamos este artículo a la disfunción intestinal.
“El objetivo del tratamiento de la disfunción intestinal secundaria a la lesión
medular es conseguir una evacuación intestinal de forma regular, predecible y
en un tiempo razonable y prevenir la incontinencia de heces.”
Para que la continencia de las heces
y su evacuación sean correctas es ne-
cesario que el colon, el recto y el es-
fínter anal no estén dañados, reciban
una inervación motora y sensitiva co-
rrecta y se mantenga un buen control
voluntario del esfínter anal. Cuando se
produce una lesión en la médula, de-
pendiendo de sus características (nivel
de lesión –cervical, dorsal o lumbosa-
cra– y gravedad –completa o incom-
pleta–) se puede dar una alteración de
la inervación sensitiva y motora del co-
lon, el recto y el esfínter anal con una
alteración de su función y una pérdida
de control voluntario de la defecación,
provocando incontinencia fecal (salida
involuntaria de heces) o estreñimiento
(defecación infrecuente, difícil o pro-
longada o heces duras) y como con-
secuencia la aparición de problemas
anorrectales como las hemorroides.
El objetivo del tratamiento de la dis-
función intestinal secundaria a la lesión
medular es conseguir una evacuación
intestinal de forma regular, predecible
y en un tiempo razonable y prevenir la
incontinencia de heces.
La base para conseguir estos objetivos
es establecer un programa de evacua-
ción. El programa de evacuación es el
plan de tratamiento para controlar la
función intestinal y consta de diferen-
tes aspectos: horario, lugar de evacua-
ción, posición, asistencia de otra per-
sona, ayudas técnicas, dieta y líquidos,
actividad física, medicación laxante y
método de evacuación.
Horario, lugar, posición, asistencia
de otra persona y ayudas técnicas:
es
muy importante realizar la evacuación
en una misma hora y a una frecuencia
regular, que puede ser cada 24 o 48
horas y excepcionalmente cada 72 ho-
ras. El lugar de evacuación dependerá
de la disponibilidad de un baño adapta-
do y de las ayudas técnicas necesarias,
así como de las características de la le-
sión, que deben permitir estar sentado
de forma cómoda y segura. Lo ideal es
realizar la evacuación en sedestación
en el inodoro con ayuda de un alza o
de una silla de baño; si no es posible,
debe realizarse en cama. Las caracte-
rísticas de la lesión también nos van
a determinar la necesidad de ayuda
de otra persona para realizar las ma-
niobras para provocar la evacuación
Neurorrehabilitación