Page 31 - Sobre Ruedas - Revista 70

Basic HTML Version

Sobre Ruedas /
31
La Muralla Romana
Es el monumento romano más grande y más antiguo de la
península Ibérica. Se construyó del s. III al s. II a. J.C. Se
conserva una buena parte de ella, que cuenta con tres to-
rres (Arzobispo, Seminario, Minerva), seis puertas pequeñas
(poternas ciclópeas) y una grande (en arco múltiple).
La muralla en sí es un hallazgo arqueológico por el va-
lor de las propias piedras que lo forman y presenta dos
técnicas constructivas diferenciadas: el zócalo megalítico
(grandes piedras procedentes de la misma colina de Tarra-
gona) y los sillares almohadillados, muchos de los cuales
contienen marcas realizadas por los canteros (son de pie-
dra del Médol).
Las personas con problemas de movilidad pueden contemplar
la muralla desde el parque Camp de Mart, al no ser ésta ac-
cesible.
Circo Romano
En este gran estadio, construido del 81 al 96 d. J.C. por el
emperador Domiciano, se llevaban a cabo carreras de caba-
llos con carruajes (cuádrigas o bigas). Fue el más grande de
los edificios de espectáculos de la Tarraco, romana con una
capacidad para 23.000 espectadores, y se considera uno de
los más bien conservados de Europa Occidental.
Para entrar al circo hay una rampa que facilita el acceso en
silla de ruedas, pero sólo una parte del circo es accesible (la
que da acceso al pretorio), el pavimento es de tierra. Desde la
calle se puede disfrutar de una visión global de todo el circo.
Dirección: Pl. del Rei-Rambla Vella
Anfiteatro
Es un edificio elíptico, de 130 x 102 metros, dañado por el
tiempo y por su pasado, ya que en su época albergó espectácu-
los de luchas de gladiadores y fieras. Fue construido a inicios
del siglo II d.C. y reformado en el año 218. La excepcionalidad
del anfiteatro radica en que en el siglo VI se construyó una ba-
sílica visigótica en su arena, aprovechando la piedra del edificio
de espectáculos e iniciando de este modo su derribo. Más tarde,
en el siglo XII y XIII, se establecía, sobre la antigua basílica,
la iglesia románico-gótica dedicada a la Virgen del Miracle, lo
que acabó de dañar las ya entonces ruinas del anfiteatro. Ahora
lo podemos contemplar tal como lo dejó la restauración parcial
llevada a cabo a inicios de los años 70.
Las personas con problemas de movilidad pueden visitar el
edificio, pero se recomienda ir con un acompañante porque
hay una rampa muy pronunciada
Dirección: Parc del Miracle
Cultura
| Visitamos Tarragona