Page 29 - Sobre Ruedas - Revista 70

Basic HTML Version

La Entrevista
| subsecció
Experiencias
¡La necesidad agudiza
el ingenio…!
La necesidad obliga
A causa de una intervención quirúrgica estoy sentada en una silla de ruedas
para el resto de mi vida. A partir de aquí, empezaron las barreras arquitectóni-
cas, puertas estrechas, ascensores pequeños, escaleras y transferencias.
Con tantas dificultades, mi esposo y yo ideamos un sistema que facilita la ex-
tracción de las ruedas grandes de las sillas de ruedas que dispongan del sistema
extraíble, estando la persona sentada y consiguiendo realizar esta operación sin
que ello suponga esfuerzo alguno para el cuidador, basándose en el movimiento
basculador del tren de aterrizaje de los aviones.
A esta ayuda técnica le hemos puesto el nombre de “Freedom”, que significa
libertad, ya que supone una auténtica facilidad para superar muchos obstáculos.
En la reciente Feria AVANTE, ha obtenido toda clase de elogios por parte de
personal especializado del sector, así como de muchas de las personas con dis-
capacidad que han podido constatar la eficacia del invento.
Mª Teresa Cristina Oliveras y J. Ramón Portavella
T. 93 439 58 42
Treparriscos 2008
¡90 kilómetros no es ninguna gran distancia en avión e incluso en bici normal! Pero 90 kilómetros con fuertes subidas y con un
tándem ya empieza a exigir algo de valor, y si encima hacemos el recorrido con una bicicleta adaptada a las manos, como hicieron
bastantes deportistas discapacitados como preparación para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, ¡el valor ya no tiene límites!
La Treparriscos es una marcha cicloturista que se celebra año tras año el tercer
sábado del mes de junio en Sabiñánigo (Huesca). Es la hermana menor de la
famosa Quebrantahuesos, marcha cicloturista de 205 km con cuatro puertos de
primera categoría y que este año contó con la participación de 8.000 ciclistas a
pesar de que la inscripción se cerró tres días después de abrirse. La Treparriscos
contó con la participación de 1.500 ciclistas.
Sólo quiero dar ánimos a la gente que se encuentra en silla de ruedas, a los que
tienen poca visibilidad o son ciegos y a todo el resto de gente que se encuentra li-
mitada por algún problema físico, para que no pongan fronteras en sus objetivos.
Nada es fácil y nadie regala nada, pero cuando uno ve a esta gente encima de una
bicicleta adaptada a sus posibilidades, sufriendo y subiendo fuertes rampas, sólo
le quedan ganas a uno de bajarse de la bici y hacerles una reverencia.
Eloi Casanellas
casanellas@hotmail.com
Sobre Ruedas /
29