Page 15 - Sobre Ruedas - Revista 70

Basic HTML Version

Decidí que quería visitar Estocolmo,
la capital de Escandinavia, ya que es
un modelo en muchos aspectos de or-
ganización y planificación sociales.
Un día, mientras preparaba el viaje,
Mercè Camprubí me habló de lo inte-
resante que sería visitar al Sr. Adolf
Ratzka, pionero del movimiento de vida
independiente en Europa. Reconozco
que no sabía de quién me hablaba en
ese momento, pero alguna cosa había
escuchado sobre el movimiento de vida
independiente. Consideré su propuesta
y contacté con el “Independent Living
Institute” (Instituto de Vida Indepen-
diente) con el objetivo que plantear una
visita a su centro de Estocolmo. En me-
nos de 24 horas recibí una respuesta.
El Sr. Ratzka me escribió para decir-
me que estaría encantado de recibirme
personalmente en su centro. Mientras
esperaba el inicio de mi viaje, empecé
a documentarme sobre el movimiento
de vida independiente y sobre la figura
del Sr. Adolf Ratzka. Finalmente llegó
la fecha señalada, el 15 de septiembre
de 2008. Había quedado con el Sr. Ra-
tzka en el Instituto de Vida Indepen-
diente a la una del mediodía. Intuía
que el encuentro sería muy provechoso
y enriquecedor. Para empezar, me guió
para mostrarme el centro y me explicó
detalladamente la misión que llevan a
cabo él y su equipo. Más tarde nos aco-
modamos en una de las salas del centro
y procedimos a las más de dos horas de
interesante conversación que se intenta-
rá resumir a continuación.
Hábleme un poco sobre su persona
Cuando contraje la polio, en 1961, te-
nía 17 años y pasé cinco años hospita-
lizado en una unidad de agudos, ya que
por aquel entonces no había servicios
de asistencia personal ni viviendas ac-
cesibles. Habría pasado mucho más
tiempo en el hospital si no hubiese sido
por la suerte de encontrar contactos en
los Estados Unidos (California). Reci-
bí dinero del estado alemán para ir al
instituto allí, para pagar mi asistencia
personal y mi ayuda tecnológica. Fina-
licé el instituto en el hospital y conti-
nué mis estudios en la Universidad de
California (Los Ángeles), donde estudié
Económicas. Pasé ocho años allí. En
Alemania no habría podido estudiar ni
ir a la universidad, por un lado porque
no eran accesibles y por otro porque no
querían responsabilizarse por el hecho
de depender de un respirador. En pocas
semanas, pasé de ser un paciente en el
hospital a ser jefe. Tuve que buscar a mi
propia gente para que trabajara para
mí, tuve que formarlos, supervisarlos,
motivarlos y más y más… Fue una lec-
ción de lo más excitante. Después de
estos ocho años decidí venir a Esto-
colmo buscando información para mis
estudios de doctorado en Económicas.
Tenia previsto estar un año y al final me
quedé un poquito más de tiempo.
¿Por qué decidió viajar a Estocolmo?
Por un fenómeno en particular en el que
el estado sueco compró muchas tierras
para una futura expansión y para con-
trolar el precio de las mismas. Fue un
fenómeno interesante en ese momento,
también fue interesante para mí, pero
dejé el campo una vez finalizó mi investi-
gación. Gracias a mis habilidades como
economista y sociólogo me di cuenta de
que Suecia es como un laboratorio expe-
rimental, con un sistema de política so-
cial bien desarrollado, es el paradigma
del estado de bienestar, todo está hecho y
diseñado para ti. Sin embargo, al mismo
tiempo echaba algo de menos, algo que
todavía hoy continúa excitándome.
La Entrevista
| Adolf Ratzka
Sobre Ruedas /
15