Page 7 - Sobre Ruedas - Revista 69

Basic HTML Version

Sobre Ruedas nº 69
7
Aunque la ciencia avanza que es un portento, la
aplicación de sus resultados en beneficio del ser
humano no siempre es factible en el tiempo y forma
que todos desearíamos. Los grandes avances de la
ciencia médica y de los métodos de reanimación
han permitido preservar con vida a personas con
afecciones severas que en épocas no muy lejanas
estaban condenadas a una muerte segura, no sin
una tasa de sufrimiento notable.
La ventilación mecánica -respiración con ayuda
de un aparato externo bien sea con una masca-
rilla, bien sea con conexión a un orifico artificial
(traqueotomía)- nos ha permitido preservar la
vida de pacientes afectos de lesiones graves.
Nos permite garantizar el éxito de innumerables
intervenciones quirúrgicas bajo anestesia, nos
permite mejorar las posibilidades de éxito tera-
péutico en caso de afecciones médicas graves
(las unidades de cuidados intensivos están llenas
de dichos aparatos) y también nos permite la
supervivencia y una mejor calidad de vida de
personas afectas de problemas médicos graves
con compromiso neurológico bien secundario a
enfermedad como la esclerosis lateral amiotrófica
(ELA), bien secundario a lesiones de origen médico
o traumático que afecten a la columna cervical
con dependencia de por vida de respiración
asistida con ventilador mecánico.
Desde los años 30 del pasado siglo en que se desa-
rrolló el pulmón de acero que permitió tratar casos
graves de poliomielitis, pasando por el desarrollo
de técnica de ventilación con presión positiva in-
termitente desarrollada en los 40, la dependencia
de grandes aparatos que funcionaban con presión
ciclada se mantuvo hasta entrados los 60.
Los avances tecnológicos, y en especial la micro-
electrónica a partir de los 70, permitió un mejor
control de la respiración de los pacientes con
ANTECEDENTES DE LA RESPIRACIÓN ASISTIDA
dicha dependencia y una reducción notable
del tamaño y la autonomía de los sistemas de
soporte ventilatorio (respirador) hasta conseguir
un tamaño no superior a una caja de zapatos con
una fuente de energía interna para garantizar
fallos en el suministro eléctrico.
La portabilidad de los dispositivos permitió que
pacientes con dependencia crónica de respira-
dor pudieran plantearse el retorno a su domicilio,
o cuando menos, la posibilidad de abandonar el
área de hospitalización en la que estaban confi-
nados. La posibilidad de adaptarlos a una silla de
ruedas con una fuente de energía autónoma ha
reducido su disfunción y nos permite contemplar a
dichos pacientes en plena calle, acompañados,
conectados a aparatos que, aunque de pequeñas
dimensiones, no dejan de asemejarse a una unidad
de hospitalización reducida y portátil.
Los intentos por mejorar estos dispositivos y aproxi-
mar la situación a una función más próxima a la
fisiológica arrancan también de unas décadas
atrás. Así, en los años 60 se iniciaron los prime-
ros intentos de aplicar la estimulación eléctrica
para reactivar el funcionamiento del diafragma,
bien mediante estimulación directa del músculo,
bien mediante estimulación eléctrica del nervio
frénico que lo inerva con resultados más que
alentadores que han permitido en estas déca-
das el implante de dispositivos de estimulación
frénica cada vez con mayor autonomía de uso
y con un menor volumen del aparato, lo cual
posibilita desconexiones del ventilador mecánico
cada vez más prolongadas, sin alcanzar la total
independencia del ventilador mecánico al que
el paciente debía conectarse para permitir la
recarga de las fuentes de energía.
F. X. CURIÀ CASANOVAS
Médico Internista del Institut Guttmann
Expansión
del tórax
Esternón
Costillas
Pulmón
Diafragma
Contracción
del diafragma
Relajación
del diafragma
Contracción
del tórax
INHALACIÓN
EXHALACIÓN